Animales

MI GATO SE ARRANCA EL PELO

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchas veces cuando adoptamos un gatito o incluso un gato adulto, tanto si proviene de la calle como de la tienda de animales nos encontramos con que tiene calvas en la cabeza o en las patitas.

Con calvas me refiero a zonas de piel sin pelo. Si vuestro gato lo que tiene es una herida por la parte de atrás de las orejas entonces leed este otro artículo.

Es posible que ahora mismo estés leyendo porque acabas de darte cuenta de esas calvas y estás muy preocupado. Es posible que te hayan dicho que es sarna o tiña y es bastante probable que hayas leido muchas cosas en internet y ahora estes bastante asustado.

En ese caso voy a darte solo dos consejos:

1. Cálmate. Tranquilo, no pasa nada. Es muy muy habitual encontrar gatitos con calvas así que probablemente se trate de una infección común con fácil solución… Sigue leyendo un poco más y verás que no es nada tan dramático.

Ahora, haz dos comprobaciones sencillas. Primero, fíjate si la parte que no tiene pelo es detrás de la oreja. Y en segundo lugar, comprueba que tu gato no ha estado lamiéndose en exeso. Si no estas seguro te recomiendo que leas este artículo.

Si no tiene ácaros y no se ha causado las calvas a si mismo por exceso de aseo ocasionado por estrés o malestar, posiblemente se trate de una afección de la piel.

2. Llama al veterinario. Nada de soluciones caseras ni experimentos. Mi recomendación desde internet es que dejes de buscar en internet. Desgraciadamente la orientación que podamos darte desde la red va a ser previa a un tratamiento. Necesita un tratamiento. La buena noticia es que ese tratamiento es sencillo y barato y en cuestión de días tu gato estará perfecto.

Según mi veterinario de toda la vida, el Dr. Olivares, la mayoría de las veces estaríamos ante una infección por hongos (dermatofitosis), más conocida como tiña. Será el veterinario quien diagnostique si estamos ante una infección por hongos o si por el contrario se trata de otra cosa.

Creo que mi gato tiene hongos (tiña) ¿Qué va a pasar ahora?

Según el especialista Manuel Olivares, es primordial un diagnóstico adecuado de la enfermedad ya que los hongos son contagiosos y pueden pasarse a otros animales de la casa e incluso a las personas.

El diagnóstico: Siempre lo va a hacer el veterinario, en este caso en la clínca. Lo habitual es que se estudie el pelo, se observen las lesiones con una luz especial o se realize un cultivo.

El tratamiento: Depende de la cantidad de lesiones que haya, y la edad y estado del gatito, pero los tratamentos pueden ser locales, en forma de loción o crema que se aplica en la piel o bien baños e incluso medicación por vía oral. Como veis no es algo muy complicado, así que os recomiendo que lo hagáis cuanto antes.

¿Cómo puede haberse infectado mi gato?

¿Por qué si mi gato no tenía nada cuando llegó a casa y no ha tenido contacto con otros animales y ha permanecido siempre en el interior ha cogido esta infección? La respuesta es que el gatito ya tenía los hongos causantes del proceso en su piel pero su sistema defensivo los tenía controlados. Cuando se produce una situación estresante para el gatito, como es el caso de una mudanza a un nuevo hogar, el sistema defensivo falla y los hongos empiezan a crecer con rapidez y originan la enfermedad.

Espero que ahora estéis mucho más tranquilos sabiendo qué son esas calvitas, pero recordad que tiene que ser un veterinario es que confirme que son hongos y prescriba el tratamiento adecuado, cuanto antes mejor.

​SÍNTOMAS DE CAÍDA DE PELO EN GATOS

​Los factores preocupantes se desarrollan cuando tu gato pierde pelo en exceso, ocasionando un acicalamiento excesivo, que le ocasiona calvas principalmente en su vientre, costados, patas traseras, orejas, a lo largo del lomo y también en la cola. La causa más habitual de este comportamiento se debe al picor que siente, y a la necesidad de aliviarlo mediante el lamido.

Si observas alguno de estos síntomas en tu gato, debes acudir al veterinario para que descarte la presencia de parásitos, alteraciones hormonales, alergias, o incluso comportamientos relacionados con la ansiedad o el estrés. Los análisis de sangre y muestras de piel, ayudarán al veterinario a descartar determinadas patologías y a determinar las posibles causas.

Los agentes externos, como las pulgas, son uno de los motivos principales que se deben contemplar. En los gatos, a diferencia de los perros, la visibilidad de las pulgas por parte de los propietarios es menor, ya que los felinos tienden a ingerirlas. De ahí surge la necesidad de que sea el veterinario quién explore a tu gato en profundidad, y determine si la presencia de pulgas es la raíz del problema que está padeciendo.

Las alergias, ya sean de índole alimentaria o debidas a condicionantes ambientales (como el polvo o los ácaros), es la segunda causa de caída del pelo en gatos. El lamido insistente de tu gato, como respuesta al malestar que le produce la alergia, puede producir que, además de las calvas, detectes caspa o heridas en su piel. En estos casos, el veterinario te recomendará un tratamiento adecuado para paliar la situación (medicación), así como una alimentación seca específica (alimento hipoalergénico) para reducir los síntomas.

Si el veterinario ya ha descartado los factores patológicos, se inclinará por cuestiones relacionadas con el comportamiento, que también pueden explicar por qué tu gato pierde o se arranca el pelo. Ante este escenario, deberás contemplar el estrés y la ansiedad como algunos de los motivos principales que justifican el lamido obsesivo de tu gato, y conocer las consecuencias que ello produce en su pelaje y en su piel.

Los gatos son extremadamente susceptibles a los cambios. Cualquier alteración en su rutina, o la presencia de alguien nuevo en su entorno, son elementos que pueden distorsionar su bienestar, y ocasionarle un nivel de acicalamiento obsesivo que repercuta en su pelaje. Si éste fuera tu caso, es aconsejable que contactes con un veterinario especializado en comportamiento animal (etólogo) para que pueda orientarte sobre las pautas a seguir.

Posibles causas, síntomas y tratamientos de las calvas en gatos

¿Porqué mi gato tiene calvas? ¿Porqué mi gato se arranca el pelo?

Durante estos días de Navidad, nos hemos dado cuenta que a Petit le han aparecido unas pequeñas calvas en sus patas traseras. Preocupados por su aparición, lo hemos llevado al veterinario y nos ha explicado cuáles son las enfermedades que generan este síntoma y que tratamiento debemos llevar a cabo con Petit.

Motivados por lo que le ocurre a nuestro gato, hemos pensado en escribir este post para ayudaros a saber más sobre las calvas en gatos, porqué el gato tiene partes sin pelo o pierde mucho pelo, conocer que enfermedades pueden causarlas, que síntomas pueden aparecer y cuál es su tratamiento más efectivo.

Es muy importante que ante cualquier cambio en el aspecto físico o comportamental de tu gato, acudas siempre a tu veterinario de confianza.

Veamos las posibles causas que generan las calvas en gatos:

La Tiña o dermatofitosis es una enfermedad causada por hongos y que afecta a la piel de los gatos. Este problema de salud es muy infeccioso y contagioso, tanto a otros animales como a humanos, por lo que no dudes ni un momento en llevarlo a tu veterinario de confianza.

El contagio se puede producir por contacto directo con mantas, cajas de arena, juguetes, etc. Aunque al ser un hongo, también se puede desplazar fácilmente por el ambiente mediante esporas, facilitando el contagio.

Hay algunos factores que pueden favorecer a la aparición de la tiña: mala alimentación, parásitos u otras enfermedades previas, el estrés y la ansiedad, y las malas condiciones de vida en su entorno: falta de higiene, humedad y calor, falta de luz, etc.

Este hongo afecta a la piel, al pelaje y a las uñas, ya que se alimenta de queratina. Las zonas dónde habita el hongo es dónde al gato se le cae el pelaje, pues la tiña no puede vivir en zonas dónde haya pelo. Por eso la falta de pelo es el mayor síntoma de tiña en gatos.

Síntomas de la Tiña

  • Alopecia localizada o generalizada por el cuerpo.
  • Lam >Una vez el veterinario determine su diagnóstico, se aplicará un tratamiento que tiene una duración de entre 1 y 3 meses, dependiendo de su severidad. Hay que ser persistente y tener paciencia hasta erradicar completamente el hongo.

Posibles tratamientos

  • Realizar limpiezas en las zonas afectados con pov >2. Sarna

La Sarna también es una enfermedad que afecta la piel de los animales. Es causada por ácaros, y es altamente contagiosa pudiendo transmitirse por contacto físico con otro gato o animal. La sarna es muy fácil de diagnosticar y tratar, por lo que el veterinario de confianza procederá a las pruebas pertinentes para aplicar el tratamiento con celeridad.

Síntomas de que tu gato tiene pulgas

  • Se pueden ver en el pelaje del gato
  • Suciedad en el pelaje generada por las heces de estos parásitos.
  • Rascado y acicalado excesivo.
  • Presencia de pequeñas manchas de sangre en la cama o la manta donde descansa el gato.
  • Estado anímico bajo, sin ganas de jugar y falta de energía.

Una vez podamos detectar la presencia de pulgas o el veterinario dé su diagnóstico, se procederá al tratamiento que recomiende el veterinario para erradicar las pulgas en el gato.

4. Ansiedad, estrés y alergias

Puede que tu gato esté estresado o sienta ansiedad. Los gatos son propensos a padecer estrés cuando surge algún cambio en su entorno. Averigua si es debido a un nuevo miembro de la familia ya sea algún bebé o otro animal, o si existe algún cambio en casa, una mudanza o se queda solo demasiadas horas.

A veces nuestros gatos desarrollan comportamientos obsesivos como arrancarse el pelo y lamerse en exceso, pues ante situaciones que resulten estresantes la frecuencia de sus baños puede aumentar, ya que el lamerse el pelaje es liberador de endorfinas, haciendo que tu gato se sienta mejor.

El aburrimiento y la frustración también puede originar que tu gato se arranque el pelo, buscando distraerse de algún modo. Siempre deja juguetes y rascadores a su alcance para que pueda entretenerse, sobretodo si lo dejas solo muchas horas. Es importante jugar con él cada día, así cómo darle el espacio necesario en la casa y llenarlo de mimos, cariño y amor cuando lo necesite y lo pida.

Las calvas en los gatos también pueden ser de origen alérgico, por ejemplo a la comida o de tipo ambiental, como por ejemplo algún producto o perfume que estés utilizando en casa. Las alergias en los gatos son difíciles de diagnosticar, aún así el veterinario es el profesional que te ayudará a averiguar la causa de sus calvas o su arranque de pelaje.

Recomendaciones

En nuestro caso, con Petit, la veterinaria nos recomendó aplicarle una pipeta desparasitaria por si las pequeñas calvas que le han aparecido en las patas traseras son producidas por alergia a alguna picadura de pulga. A ver si así mejora nuestro minino.

Recuerda que es mejor prevenir que curar. Dale a tu gato las mejores condiciones de vida:

  • Higiene y cepillado.
  • Evitar posibles contagios con otros animales. Aplicarle antiparasitarios.
  • Alimentación saludable - El mejor pienso para tu gato - y agua fresca en abundancia.
  • Evitar el estrés y la ansiedad, darle mimos y cariños cuando los p >Y sobretodo, si sospechas que tu gato pueda tener alguna enfermedad o observas cambios en su apariencia física o comportamental, no dudes en acudir al veterinario de immediato.

Este post es informativo, y sólo es una guía u orientación. Visita a tu veterinario de confianza para cualquier duda que puedas tener y sobretodo antes de iniciar cualquier tratamiento a tu gato, incluso si es un tratamiento natural.

Y tu gato, ¿ha tenido calvas alguna vez?

¡Gracias por vuestros comentarios!

Pin
Send
Share
Send
Send