Animales

Tos de las perreras, cuidados y prevención

Pin
Send
Share
Send
Send


Tu perro hace todo tipo de ru >

Hay muchas causas posibles para la tos en los perros. Si te preguntas «¿ por qué tose mi perro?», aquí te mostramos las 11 principales razones por las que tu perro tose, junto con las afecciones asociadas.

Tos de las perreras

La tos de las perreras a menudo resulta de una combinación de intrusos virales y bacterianos en las vías respiratorias del perro. Si tu perro tiene una tos seca y persistente, a veces acompañado de saliva blanca y espumosa, podría tener tos de las perreras. Las bacterias volantes más comunes relacionadas con la tos de las perreras tienden a extenderse en lugares cerrados, como las perreras, los internados, los parques para perros u otras áreas similares. Esta afección generalmente dura una o dos semanas y se trata con antibióticos y otros medicamentos recetados. Encierra a tu perro hasta que esté recuperado para evitar que infecte a otros animales. Y si tienes que salir con tu perro durante el período de recuperación, trata de usar un arnés en lugar de un collar y una correa.

Bronquitis crónica

Esta enfermedad se caracteriza por el exceso de moco en las vías respiratorias desencadenada por la inflamación. Fumar puede causar una bronquitis canina en tu perro, por lo que si fumas, no lo hagas cerca de tu perro. La contaminación y el polvo en el ambiente también pueden conducir a la inflamación. Pregunta a tu veterinario acerca de los corticosteroides para tratar los síntomas.

Colapso traqueal

Esto tiende a ocurrir en perros muy pequeños que tienen una tráquea plana, en lugar de una redonda o «en forma de C». En estos perros, los cambios de presión en la vía respiratoria durante la respiración, hace que la tráquea se colapse. A veces estos perros pueden contraer infecciones o bronquitis, además del colapso de las vías respiratorias. El tratamiento puede incluir medicamentos, cirugía, o una combinación de ambos.

Enfermedades del corazón

La insuficiencia cardíaca congestiva puede causar que los perros acumulen líquido en los pulmones, lo que podría conducir a la tos, especialmente por la noche. El agrandamiento del corazón también puede causar tos. Los Dobermans, los Boxers, los Cocker Spaniel y los perros pequeños parecen ser más vulnerables a las enfermedades cardíacas y a la tos relacionada.

Infecciones por hongos

Las infecciones por hongos pueden causar tos, dificultad para respirar, pérdida de peso y fiebre. Tu perro puede requerir medicamentos antifúngicos (contra los hongos) durante períodos prolongados. Mantén alejado a tu perro de los gallineros o criaderos de aves y sus excrementos, ya que pueden ser caldo de cultivo de hongos.

Parásitos

Los parásitos, como el gusano del corazón y las lombrices, también pueden causar tos a tu perro. Estos pueden ser tratados con medicamentos antiparasitarios, pastillas preventivas y medicamentos tópicos que tu veterinario te puede proporcionar.

Cuerpos extraños

Los perros pueden ingerir una gran variedad de sustancias y objetos que puede conducir a episodios de tos. Estos cuerpos extraños pueden alojarse en las encías o en la parte posterior de la garganta de tu perro. Si esto sucede, lo normal es que necesites la ayuda de un veterinario para extraerlos y eliminarlos.

Cáncer de pulmón

La tos puede ser un síntoma de este tipo de cáncer, pero es poco frecuente en los perros. Sin embargo, es bueno que tu veterinario lo descarte como una posibilidad. El cáncer de pulmón en los perros con frecuencia se propaga o acaba en metástasis. Si tu veterinario sospecha que tu perro pueda tener esta enfermedad, podrías ser referido a un oncólogo, que podrá proporcionar un tratamiento más especializado.

Neumonía

Esta grave enfermedad se caracteriza por una tos suave, respiración pesada y mocos. La neumonía requiere atención inmediata, con tratamiento con antibióticos y líquidos intravenosos.

Gripe

La enfermedad causada por el virus de la gripe es una enfermedad relativamente nueva en los perros. Es una infección respiratoria muy contagiosa que en su forma leve provoca tos. En su forma severa, pueden aparecer los síntomas de la neumonía.

Moquillo

La tos puede ser un síntoma del moquillo, una devastadora enfermedad viral, altamente contagiosa, que se transmite por las secreciones respiratorias, la orina o las heces de un perro infectado. Se puede prevenir fácilmente mediante vacunación.

No confíe en conjeturas. Si el ladrido de tu perro suena como la tos, busca la opinión de un experto. Tu veterinario probablemente puede ayudar a eliminar la tos para tanto tú como tu perro podáis respirar tranquilamente.

Tos de las perreras, ¿qué es y cómo alejar esta enfermedad?

La tos de la perrera es similar al resfriado en personas, aunque no es peligrosa sí resulta contagiosa entre canes

El curioso nombre de la enfermedad llamada tos de las perreras proviene del hecho de que los centros de adopción de animales, donde se concentran un gran número de canes, es el caldo de cultivo ideal para contraer esta tos. Esta dolencia se puede equiparar en personas a un catarro o una gripe, aunque no es del todo igual.

No obstante, "aunque la tos de la perrera no reviste gravedad, sí es contagiosa", explica el veterinario José Luis Torres, de la Sociedad Protectora de Plantas y Animales de Madrid. Por ello conviene detectarla a tiempo y tratarla como precisa.

La tos seca e intensa es el principal síntoma de esta enfermedad canina. La expectoración que experimenta el perro es tan intensa que puede expulsar espuma blanca por la boca y vomitar de manera esporádica. Sin embargo, los vómitos del can no son un síntoma propio de la tos de las perreras. Ana Cameno, veterinaria, explica al respecto:

"Lo que ocurre es que la tos intensa provoca que el animal vomite, pero no significa que el perro tenga también problemas en el estómago."

La tos de las perreras puede presentarse con síntomas leves, sin fiebre o con tos moderada. En estos casos, la enfermedad remite sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en otras ocasiones el perro tiene fiebre y cúmulo de flemas color verdoso, además de una persistente tos seca. Frente a este cuadro clínico, el veterinario tiene que aplicar un tratamiento que ayude a que los síntomas remitan.

Mi perro padece la tos de las perreras, ¿qué hago?

Los antibióticos y jarabes contra la tos suelen ser los medicamentos recetados por los veterinarios para tratar la tos de las perreras. El tratamiento de esta enfermedad es de carácter sintomático. Es decir, cada perro que padece esta patología presenta unas señales distintas y, por lo tanto, precisa una medicación diferente.

Una vez que comienza el tratamiento del perro que padece la tos de las perreras lo habitual es que los síntomas remitan en una semana. Hay perros que precisan, además, antibióticos, antiinflamatorios o contra la tos. En cualquier caso, si el perro enfermo convive con otros canes, hay que procurar aislarle del resto, porque se trata de una enfermedad contagiosa. La tos de las perreras se transmite a través de las bacterias que el perro expulsa por la boca al toser.

Prevenir la tos de las perreras: vacunar

Los perros pueden evitar la tos de la perrera con vacunas anuales, en especial si van a quedarse en residencias caninas

La vacuna contra el virus de la tos de las perreras es la forma más efectiva de combatir esta enfermedad. Lo habitual es que esta vacuna se aplique al perro con seis meses de edad y se le revacune cada año.

"La revacunación anual es importante, sobre todo, en el caso de perros que padezcan cardiopatías, afecciones pulmonares de carácter respiratorio o que tengan que pasar una temporada en lugares como las residencias de animales, donde están en contacto con muchos perros", explica Inmanol Sagarzazu, veterinario.

La época en que la tos de las perreras afecta más a los canes es en otoño e invierno. El frío puede frenar la actividad de las defensas del perro y es entonces cuando el virus que provoca la tos de las perreras ataca el organismo del can. En las épocas en las que se presenta un brote de esta enfermedad, se pueden atender en una clínica veterinaria entre dos y tres casos diarios, explica Sagarzazu.

"Hay dueños que no vacunan a sus perros contra esta patología y, por ello, tenemos épocas del año con bastante incidencia de la tos de las perreras", comenta. Pero, aparte de esos momentos puntuales, no es una enfermedad que se atienda de manera habitual en las clínicas.

Los albergues de animales, donde viven juntos gran cantidad de perros, los casos de tos de las perreras se multiplican cuando hay un brote de la enfermedad. Según Torres, es "posible detectar alrededor de 30 casos de la enfermedad cuando hay un brote" en estos centros.

Y es que, cuando conviven muchos perros juntos, como es el caso de un albergue de animales o una residencia canina, esta enfermedad puede expandirse con más facilidad. "Ya que, aunque no reviste gravedad, sí es contagiosa", añade el veterinario.

Determinadas pautas por parte de los dueños del perro que padece tos de las perreras ayudan a que el can se recupere de la enfermedad.

Evitar fumar en casa ayuda a que el perro no tenga la garganta irritada y le provoque más tos.

Respirar vapor con esencia de eucalipto o menta también alivia las molestias provocadas por la tos en el can. La manera de hacerlo es colocar una cazuela con agua muy caliente con esencias de estas hierbas. El vapor que emana de la cazuela en el lugar donde el perro suele dormir ayudará a calmar su tos.

El ejercicio físico no es recomendable para un perro que sufre tos de las perreras. "El aire que atraviesa rápido la garganta a causa de la respiración acelerada, consecuencia del ejercicio físico, irritará las vías respiratorias y provocará más tos en el perro", explica Sagarzazu.

El collar en el cuello del perro a la hora del paseo también puede provocar irritación en la garganta del perro. Un truco para aliviar las molestias que puede causar es sustituirlo por un arnés o por un pañuelo sujeto al cuello, donde poder enganchar la correa del can.

El perro se puede bañar mientras está convaleciente de la tos de las perreras, pero es fundamental secarlo muy bien. En caso de que se moje con la lluvia también se debe eliminar muy bien la humedad del pelaje del can.

Tipos de tos perruna y sus causas

Una tos seca, fuerte, dura o repetitiva también se considera tos irritativa. La tos irritativa puede ser bastante dolorosa para el perro. Cuando la tos irritativa es duradera, se fortalece y puede desencadenar un círculo vicioso. Debido a la inhalación intensa de aire, la mucosa se irrita y se daña, aumentando la irritación y la tos. Un simple tirón del collar, presión en la laringe o la tráquea, agitación, una inhalación fuerte y aire seco pueden desencadenar la tos.

¿Por qué mi perro tose?

Para explicar por qué los perros tosen, antes debemos saber que la tos es un reflejo que se desencadena por una irritación en algún punto del tracto respiratorio. Así, se puede originar por infecciones en las vías respiratorias, por la presencia de productos irritantes (como pueden ser fragmentos vegetales o restos de comida), por enfermedades cardíacas, tumores, parásitos o, simplemente, por la excesiva presión de un collar muy ajustado.

Toser aumenta la irritación, lo que, a su vez, intensifica y mantiene la tos. Esta puede ser profunda, seca, húmeda, aguda, débil o prolongada. Sus características ayudarán al veterinario a orientar el diagnóstico, al igual que la presencia de otros síntomas como alteraciones respiratorias, secreción ocular o nasal, estornudos o expectoraciones. En cualquier caso, debemos recurrir a un profesional.

En los siguientes apartados repasaremos las causas de tos en perros más comunes.

Causas de la tos irritativa crónica en perros:

  • Colapso de la tráquea, esto es común en razas pequeñas
  • Presión en el tracto respiratorio debido a tumores, un atrio engrandecido del corazón o ganglios linfáticos agrandados
  • Parásitos

La tos húmeda se caracteriza por la expulsión de secreciones. A menudo se escucha un traqueteo al toser. Esta tos es más apagada, casi siempre viene acompañada de arcadas. Con frecuencia, las secreciones en forma de flema se «vomitan» después de la tos. Esta tos normalmente ocurre después de períodos de descanso, como después de dormir.

Tos en perros por cuerpos extraños

Cualquier objeto alojado en el sistema respiratorio puede explicar por qué nuestro perro tose. Estos objetos pueden ser juguetes, huesos y sus astillas, anzuelos, cuerdas, etc. Si nuestro perro tose como si tuviera algo en la garganta, es probable que nos encontremos ante este caso. Además, se mostrará inquieto, ansioso y, dependiendo de la localización del cuerpo extraño, es probable que intente liberarse de él llevándose las patas a la boca. También es posible que hipersalive o intente vomitar. Así mismo, si el objeto se encuentra instalado en la laringe, veremos que el perro tose como si se ahogara.

Evidentemente, estaríamos ante una emergencia veterinaria. Como prevención, debemos evitar que nuestro perro ingiera materiales susceptibles de provocar estas obstrucciones.

El diagnóstico de la tos en perros

Según el tipo y gravedad de la tos, el veterinario realizará diferentes pruebas para determinar la causa y el tratamiento a seguir. El tamaño y la raza también influyen en el diagnóstico, ya que los perros de razas pequeñas sufren a menudo colapso traqueal. Para la primera evaluación del veterinario es importante que el propietario del perro facilite un informe detallado. Los datos que has de comunicar a tu veterinario son los siguientes:

  • ¿Desde cuándo tiene la tos?
  • ¿Con qué frecuencia y violencia tose?
  • ¿Se trata de una tos seca o húmeda?
  • ¿Cuándo es más frecuente la tos (de noche, de día, al agitarse, al comer)?
  • ¿Tiene el perro otras molestias? ¿Cómo es su estado general?
  • ¿Se sabe de algunas condiciones preexistentes como una enfermedad cardíaca?

Seguido de esto, el veterinario realizará un examen clínico completo. A menudo esto es suficiente para determinar la causa de la tos. Aquí se pueden observar ganglios linfáticos agrandados, temperatura corporal elevada o fiebre, inflamación, enrojecimiento o infección de las amígdalas o la garganta. A veces es necesaria una radiografía del pulmón o del tórax. Sobre todo, se prestará atención a cambios en el pulmón, el corazón o la tráquea. A veces se requiere también de un análisis de sangre, una endoscopia o incluso de una resonancia magnética o una tomografía.

Tratamiento para la tos en perros

Para el tratamiento es necesario conocer la causa de la tos. Cuando la tos leve es consecuencia de un resfriado, descansar suele ser suficiente para fortalecer el sistema inmunitario. Si la tos es húmeda puede que sea conveniente usar algún mucolítico o expectorante, siempre previa consulta con el veterinario. Antes de usar cualquier producto casero, es recomendable asesorarse con un veterinario, ya que algunos remedios no son apropiados para perros. En caso de tos grave y permanente, o aparición de nuevos síntomas se recomienda una visita al veterinario para obtener más información. En algunas ocasiones se requiere administración de medicamentos como antiinflamatorios, antibióticos, calmantes para la tos, broncodilatadores o tratamientos para edemas pulmonares.

Tos en perros por faringitis

Otra de las enfermedades que puede explicar la tos en perros es la faringitis, que suele asociarse a infecciones en la boca o sistémicas, como en el caso del moquillo canino, más común en cachorros, que puede hacer que el perro tosa y vomite, presente diarrea, anorexia o apatía. La faringitis provoca dolor, lo que puede hacer que el perro deje de comer.

Será el veterinario el encargado de diagnosticar la causa subyacente y tratarla. Suelen requerirse antibióticos, además de controlar que el perro se alimente, para lo que podremos recurrir a la comida húmeda.

Prevención de la tos en perros

Siempre es mejor prevenir la tos que tratarla. Fortalecer el sistema inmunitario a través de un estilo de vida saludable, mucho ejercicio y una dieta equilibrada ahorrará a tu peludo unos cuantos resfriados. Debido al riesgo de contagio, se recomienda que no dejes a tu perro en contacto con otros canes que estén enfermos. Como propietario responsable no es aconsejable llevar a tu cachorro enfermo a lugares con otros perros, para evitar contagios. Una vacuna puede debilitar el curso de una infección. Asegúrate de que tu mejor amigo no inhale fuertes productos de limpieza o humo. Para impedir el atragantamiento e inhalación de comida en perros voraces se les puede dar de comer en comederos antivoracidad. Para aliviar la presión en el cuello se recomienda usar arneses en lugar de collares.

Tos en perros por bronquitis

Si nuestro perro tiene tos y esta no remite en unos meses, es probable que la explicación a por qué el perro tose sea una bronquitis crónica, más común en perros de mediana edad o ancianos. Generalmente es de origen desconocido.

Los accesos de tos pueden acabar con la expectoración de saliva con aspecto espumoso que puede confundirse con vómito. Si no se trata, puede provocar lesiones irreversibles.

El veterinario recurrirá a medicación para reducir la inflamación de bronquios y bronquiolos. Además, deberemos adoptar medidas paliativas como la eliminación de contaminantes potenciales del ambiente o el uso de un arnés para pasear.

Tos en perros por gusanos pulmonares

La presencia de parásitos en los pulmones o, en general, en el tracto respiratorio, es otra causa que explica por qué un perro tose. Existen varias especies que pueden infestar a los perros y se contraen al ingerir un huésped intermedio, como los caracoles. Esta patología suele producir una tos leve, aunque es también habitual que no se presente ningún síntoma.

En los perros más jóvenes, además de una tos persistente, puede percibirse adelgazamiento e intolerancia al ejercicio. Al toser, las larvas llegan a la boca y el perro las traga, pudiendo observarse después en las heces.

Estos gusanos pueden ser causantes de problemas en la coagulación, complicando el cuadro, y pueden llegar a provocar la muerte del perro. Por lo tanto, se requiere un tratamiento adecuado y, además, implantar un correcto calendario de desparasitaciones consensuadas con nuestro veterinario con el objetivo de prevenir infestaciones.

Enfermedades del corazón que producen tos en los perros

Aunque se puede pensar que la tos se corresponde siempre con procesos respiratorios, lo cierto es que problemas cardíacos también pueden explicar por qué un perro tose. Un agrandamiento de este órgano afecta a su funcionamiento y repercute en los pulmones, originando, además de tos, intolerancia al ejercicio, cansancio, adelgazamiento, ascitis, dificultades respiratorias e incluso desmayos.

Estos síntomas aparecen en enfermedades como la miocardiopatía dilatada, la valvular crónica o la filariosis, potencialmente mortal. Esta última está causada por gusanos del corazón y se encuentra en auge debido al aumento de las temperaturas, lo que facilita el desarrollo de su vector, un mosquito que, si contiene en su órgano bucal larvas de filaria, las transmitirá al perro.

La filaria desarrolla su ciclo vital en su interior y termina instalándose principalmente en el corazón y en las arterias pulmonares, afectando a su funcionamiento y constituyendo un riesgo para la vida del perro. Además, si las larvas se desplazan, pueden obstruir la circulación sanguínea en los pulmones, causando tromboembolismo pulmonar.

Si afectan a las venas hepáticas, provocan síndrome de la vena cava, responsable de insuficiencia hepática. Esta parasitosis tiene tratamiento, pero, en su transcurso, las larvas muertas pueden producir obstrucciones, causando la muerte del perro.

¿Qué hacer si mi perro tose mucho?

Si has observado tos persistente que no remite y cualquier otra señal mencionada en el artículo, deberás visitar a tu veterinario de confianza para realizar las pruebas necesarias y determinar la causa de la tos. El especialista te ofrecerá, además, un tratamiento adecuado según el cuadro que presente el can.

La importancia de una adecuada medicina preventiva

Como habrás podido observar, son muchas las patologías que pueden afectar a un perro y que además pueden transmitirse a las personas y viceversa, por ello, resulta de vital importancia seguir un calendario de vacunación y desparasitación pautado por nuestro veterinario, pues nos ayudará a mantener la salud de nuestro perro y de toda la familia.

En este aspecto, es aconsejable visitar al especialista cada seis meses y seguir un programa de desparasitación mensual que nos ayude a prevenir y tratar de forma pronta cualquier patología que pueda afectar al can, utilizando siempre productos prescritos por el veterinario. Porque les queremos, les protegemos, desparasita a tu mascota.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tos en perros - Síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades respiratorias.

¿Por qué tosen los perros?

Toser es normal para los perros. Como les ocurre a los humanos, los canes pueden toser para expulsar un poco de polvo u otro objeto pequeño que hayan tragado sin querer e, incluso, para liberarse de los gérmenes que les impiden respirar con normalidad.

Los perros utilizan su olfato para explorar el mundo. Esto explicaría por qué es normal que aspiren sustancias que les causan tos. Pero, además, existe otra razón para entender el motivo de que la tos canina esporádica sea habitual: la nariz húmeda de los perros les ayuda a oler mejor, pero también provoca que aspiren más sustancias que pueden originarles carraspeo. "Estas secreciones nasales y los lamidos de la nariz ayudan al perro a mantener la humedad de su trufa (hocico), un mecanismo que les ayuda a capturar muchos olores durante su exploración, pero también explica que sustancias como el polvo acaben dentro de sus fosas nasales", afirma la doctora Alice M. Wolf, de la red internacional Veterinary Information Network. Es decir, descubrir el mundo a través de la nariz en ocasiones lleva algunos problemas añadidos para los canes: los virus, gérmenes y bacterias pueden entrar más rápido de lo deseable en su cuerpo.

En otras ocasiones, como también sucede a las personas, los perros tosen porque se han resfriado o padecen la infección de un virus, tan frecuente en invierno. Su comportamiento exploratorio es también el motivo por el cual determinadas enfermedades caninas, como la peligrosa tos de la perrera, no tarda en extenderse entre canes que comparten espacio. Por ello, es tan importante limpiar la cama del can con regularidad o mantener la higiene de los cuencos de comida y bebida de los peludos compañeros de vida.

El perro no deja de toser, ¿tiene la tos de las perreras?

La tos del perro puede, sin embargo, agravarse y ser constante. En este caso, el carraspeo canino puede ser signo de que el animal sufre un problema de salud. Así ocurre con la llamada tos de las perreras, una enfermedad de carácter vírico cuyo principal síntoma es la tos seca.

La mejor forma de prevenir esta dolencia es con la vacunación del can a los seis meses de edad. Pero, además, en ciertos casos los veterinarios recomiendan la revacunación anual para mantener esta enfermedad a raya. Esto es importante, sobre todo, cuando el amigo de cuatro patas acude a una residencia canina o está en contacto con muchos perros de manera habitual.

Mi perro tose mucho, ¿tiene hongos o una bacteria?

Si el can tiene una tos profunda, que suena casi como se tratara de una bocina, el primer paso es hacer un repaso de la última semana. ¿Ha estado en el peluquero? ¿Ha pasado más tiempo en el parque o ha permanecido en una residencia en compañía de otros animales? En este caso, las posibilidades de que haya estado en contado con un animal enfermo existen, y el mejor consejo es acudir al veterinario.

Los hongos son otros de los microorganismos que pueden hacer enfermar a un perro y causar una tos profunda y preocupante. Las infecciones de hongos pueden llegar a través del aire, pero también ocurren cuando el peludo amigo ha estado rebuscando u olfateando en un lugar sucio.

En otras ocasiones, los parásitos intestinales del perro pueden explicar la tos constante. Estas infecciones, además, no son extrañas: uno de cada cinco canes sufrirá una infección por parásitos intestinales a lo largo de su vida, entre ellos, lombrices y tenias. Las desparasitaciones periódicas son esenciales para reducir el riesgo de infección por parásitos. Así que lo mejor es consultar con el veterinario en cada caso, para conocer la dosis.

Y aún hay más. La peligrosa enfermedad del moquillo, una dolencia que puede afectar a perros de cualquier edad, aunque los cachorros son más susceptibles de contraerla, también puede originar una tos exagerada en el amigo de cuatro patas.

El perro tiene tos seca, ¿tiene bronquitis o está enfermo del corazón?

La bronquitis y los resfriados caninos son enfermedades frecuentes para los perros en invierno. Y también pueden ser desencadenantes de una tos exagerada.

Por otro lado, la insuficiencia cardiaca impide a los canes respirar con normalidad, por lo que, en ocasiones, la tos exagerada del perro puede ser la señal de alerta de que existe un problema. El veterinario recetará una medicación adecuada, así como una dieta que ayude al corazón a funcionar mejor.

¿Qué hacer cuando el perro tose?

Un can con tos seca constante o que no deja de carraspear necesita acudir al veterinario con urgencia. La visita al médico es de especial importancia cuando el perro tose de manera habitual desde hace semanas o cuando la tos se hace más seca y ronca. Un can que tose de forma repetida, además, estará más cansado, puede perder el apetito e incluso padecer fiebre. Todos estos son motivos para ir al veterinario cuanto antes.

Pin
Send
Share
Send
Send