Animales

Sabes por qué los perros mueven la pata cuando los rascas?

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Por qué a los perros les gusta que les acaricien o rasquen la panza y la cabeza?. Una famosa adiestradora de perros provocó una vez, en la reducida audiencia de un estudio, una carcajada incontrolable cuando, durante un programa de televisión afirmó que era muy importante rascar o acariciar a un perro macho entre las patas, la panza, el lomo, la cabeza y la orejas, ella tenia como mascota a un American Bully. Naturalmente estaba discutiendo la mejor manera de complacer a un macho al tocarlo. En realidad, existen siete maneras diferentes de establecer un amistoso contacto físico con nuestros perros, y hay algunos intrigantes factores ocultos, que operan según el modo de contacto que elijamos.

Rascar el pecho de un perro, prolongándolo entre sus patas delanteras, resulta muy placentero para él. La razón de esto no es muy difícil de comprender. Cuando monta a la hembra y realiza impulsos pelvianos, su pecho roza contra el lomo de su compañera de un modo rítmico. Al rascarle con la mano, automáticamente hacemos sonar esos timbres del placer en alguna parte de su mente. Esta forma particular de contacto es, por lo tanto, útil cuando queremos recompensar a un perro macho por algo.

Hacer cosquillas o rascar a un perro detrás de las orejas también parece que le proporciona placer. Tiene asimismo un significado sexual, porque lamer las orejas, olisquearlas y mordisquearlas constituye una parte de los preliminares del cortejo canino.

Empujar un poco a la raza de perros compañeros cuando son juguetón los excita en extremo. Esto se debe a que, sin darnos cuenta, nos hemos unido a una pelea lúdica. El perro juguetón salta de inmediato otra vez hacia delante, urgiéndonos a que le empujemos de nuevo para que el juego continúe y se desarrolle hasta llegar a los falsos mordiscos, con el perro cogiéndonos con delicadeza una mano entre sus fauces, o permitiendo que le sujetemos las mandíbulas con la mano. Puesto que todos los movimientos por ambas partes son suaves, este tipo de interacción lúdica sirve para fortalecer el lazo entre amo y perro, lo mismo que sucede entre dos cachorros. Dar unos golpecitos a un perro es tal vez la forma más común de contacto físico entre animal y dueño. La caricia tiene un significado especial para nosotros, porque se trata de la acción que empleamos cuando abrazamos a los amigos y amamos a alguien de nuestra misma especie.

¿Como acariciar a un perro para que se relaje?

Por lo tanto, acariciar el lomo de un perro, de forma inconsciente nos hace sentir que estamos en contacto íntimo con un amigo muy próximo. Para el perro la recompensa es de tipo diferente. Los perros no se acarician mutuamente en el lomo. En este caso, ¿qué puede significar la acción para ellos? Al parecer, la respuesta es que interpretan la caricia como un contacto tipo «golpe de pata o de hocico».

Es algo que los cachorros hacen con el vientre de su madre, y lo que los subordinados realizan con los dominantes. Por lo tanto, para nuestros perros este tipo de contacto debe ser sumamente gratificante, pues lo interpretarán como un acto de sumisión por parte nuestra, pero como saben que nosotros somos el elemento dominante de su manada, no pueden entenderlo como otra cosa que una exhibición tranquilizadora. A veces, cuando los perros dominantes desean tranquilizar a los inferiores, se acercan a ellos en una postura burlona de sumisión, para que se encuentren a gusto. Esta sensación es la que deben tener los perros cuando los acarician.

Las mascotas con un pelaje largo y sedoso a veces nos hacen sustituir las palmaditas por la acción de pasarles la mano como si estuviésemos con un gato. Aunque esto tiene menos efecto en ellos, puede 52/150 recordarles sus primeros días de vida, cuando era un cachorrillo y le lamía la gran lengua de su mamá. En particular, a los niños les gusta abrazar a los perros y los animales
son en extremo tolerantes con ello. La razón de que acepten ese tipo de contacto con tanta presteza se debe a que les recuerda los tiempos en que estaban con sus compañeros cachorros, cuando todos se acurrucaban en un montón para sentirse seguros y calientes, o cuando su madre les cubría con su cuerpo en la antigua guarida.

Finalmente, a muchos perros de raza les gusta que les rasquen a ambos lados de la cabeza, especialmente a lo largo de la línea de la mandíbula. En este contacto, el humano está ofreciendo al animal una acción de consuelo, que a veces realiza para sí mismo. A los perros con graves irritaciones en la región de la boca, especialmente en los dientes, les gusta frotarse los lados de la cabeza contra los bordes duros de los muebles. Si sus dueños les rascan y les frotan en estos sitios, les ahorran un trabajo y lo agradecen.

Lo que a los perros no les gusta tanto es que los laven y los cepillen, cosa que deben soportar si se trata de valiosos perros de concurso. Que le tengan sometido a un cuidadoso baño y a un concienzudo cepillado del pelo es mucho más de lo que el perro puede comprender. Pero, al ser subordinados a su hogar, tienen escasa elección y lo soportan tan estoicamente como si les estuviera tiranizando un perro dominante. Los seres humanos son afortunadísimos al tener como su animal de compañía más íntimo a una especie tan cooperadora y sociable.

Persigue su cola

Aunque es perfectamente común que un cachorro o un perro adulto persigan ocasionalmente su cola, cuando esta acción se realiza en exceso, puede ser un desorden compulsivo.

Mark Derr, autor de “How the Dog Became the Dog,” explica que los bull terrier y los pastor alemán, son más propensos a perseguir su cola.

Los perros no persiguen su cola necesariamente porque están aburridos. De acuerdo con un estudio reciente, los perros que persiguen frecuentemente su cola pudieron haber sido separados de su madre a muy temprana edad.

También se encontró que este comportamiento puede deberse a la deficiencia de vitamina B6 y C. Otro detalle que el estudio encontró es que los perros que persiguen su cola tienden a asustarse con los ruidos extraños y a ser más tímidos con las personas, en comparación con aquellos que no tienen este comportamiento.

Patear la tierra después de hacer sus necesidades

Si tu perro patea la tierra o el piso después de evacuar, no está tratando de enterrar nada. De acuerdo con la American Animal Hospital Association’s, aunque es una forma de cubrir sus desechos, también es una manera de marcar su territorio.

Los perros tienen glándulas odoríferas en las patas y la acción de patear con las extremidades traseras les ayuda a marcar su territorio.

Esta acción es predominante en los machos, pero los machos castrados y las hembras también pueden hacerlo ocasionalmente.

Camina en círculos antes de acostarse

Antes de la existencia de las camas para perro, sus versiones salvajes creaban un espacio cómodo para dormir. Esto lo conseguían caminando en círculos para aplastar el pasto y demás vegetación, así como para sacar insectos grandes o serpientes.

De acuerdo con Leslie Irvine, autora de “If You Tame Me: Understanding Our Connection With Animals”, este comportamiento está implantado en el cerebro de los perros y es la manera en la que ellos crean un “nido” seguro. Además, al caminar por el área y aplastarla, señalan a otros perros que ese territorio está reclamado.

Mueve la pata cuando le rascas la panza

¿Tu perro tiene un lugar especial que si se lo rascas haces que su pierna se mueva como loca? Si piensas que eso es de emoción, estás en un error y deberías dejar de hacerlo (en ese lugar en específico).

De acuerdo con Animal Planet, los perros sacuden o patean con sus patas cuando rascas debido a algo conocido como “reflejo de rascado”. Su reacción es completamente involuntaria, lo que explica por qué tu perro luce desconcertado cuando eso sucede.

Cuando rascas o haces cosquillas en la panza de tu perro, lo molestas, igual que el viento o los insectos. Esto se debe a que activas los nervios que hay bajo la piel y que están conectados a su médula espinal, así se manda un mensaje a los músculos de sus patas para que se muevan en un intento por eliminar eso que los molesta.

Se lleva un poco de comida a otro cuarto

Este es otro de los comportamientos extraños de los perros que vienen desde miles años atrás. Después de cazar, los perros salvajes de menor rango en una manada solían llevarse un poco de la comida para no tener que pelear con el perro alfa por ella.

La Doctora Julie Albright explica que pelear era algo arriesgado, sobre todo para los perros subordinados, por eso preferían evitar cualquier tipo de altercado.

Ahora que lo sabes tal vez tengas una mejor comunicación con tu can y sepas cómo consentirlo mejor.

Consejos para acariciar un perro como primer contacto

Solemos pensar que a todos los canes le gustan los mimos y las caricias, aunque no siempre es así. Algunos de ellos son más reacios al contacto con las personas (por ejemplo un pastor blanco suizo suele ser bastante desconfiado), ya sea por traumas del pasado o porque no nos conocen. Los siguientes consejos para acariciar un perro incluso te pueden servir para saber un poco más de tu mascota:

1. Acércate cautelosamente

Si el animal está solo en la calle, o si se encuentra junto a su dueño, tienes que ser muy cuidadoso con tus movimientos, para evitar asustarle o que quiera atacar. Ten en cuenta que aquellos canes que están atados o llevan correa son más propensos a gruñir o morder, igual que si están comiendo o tienen algún objeto o juguete cerca… ¡y sobre todo si están protegiendo a sus cachorros!

2. Ponte a su altura

Puedes agacharte o ponerte en cuclillas para estar cerca de su nivel y siempre cara al animal, pues así te puede observar en todo momento. Estira poco a poco la mano y el brazo hacia el perro e identifica su reacción. Nada de ruidos, gritos ni movimientos bruscos. Permite que te olfatee la mano cerrada para que sepa cuáles son tus intenciones.

3. Empieza por la frente

La primera zona de contacto para acariciar un perro ha de ser la cabeza, precisamente entre las orejas. Has de ser muy delicado y prestar atención a los signos que expresa el animal. Si se le ve tranquilo, cierra levemente los ojos o mueve la cola es porque le gusta el contacto.

En el caso de que el can no se sienta bien con las caricias te lo hará saber. Puede que mueva la cabeza hacia un lado, que gruña levemente o que se ‘escape’ hacia otro sitio. Respeta su decisión y no intentes acercarte de momento.

Por el contrario, si sientes que hay una conexión con el animal y está pasándolo bien, puedes pasar a acariciar otras zonas. A algunos les gusta que los toquen detrás de la cabeza, en la parte superior de la espalda. Otros prefieren el contacto en la barbilla o pecho. ¡Tendrás que ir probando hasta saber qué prefiere!

Cómo acariciar un perro conocido

Puede tratarse de tu mascota o el perro de alguien que te conoce. En ese caso tienes varios pasos ‘aprobados’ y solo te quedaría identificar en qué zonas prefiere que se realice el contacto. Todo depende de los gustos del animal, por lo que tendrás que ir probando.

A algunos canes les encanta que les rasquen el vientre, otros que les hagan masajes en las patas, están los que aceptan caricias en la cabeza y los que prefieren en el pecho… Te recomendamos que, aunque sea tu perro, no le toques la boca, los ojos o la cola, ya que no le gustará demasiado.

Presta mucha atención a las reacciones del animal, ya que quizás ‘te invite’ a que le acaricies la panza al echarse boca arriba y mover la cola, pero tú haces un movimiento algo extraño e intenta morderte. No te confíes de que siempre el contacto será amistoso.

Los suspiros, la cola meneándose rápidamente, los ojos entrecerrados o el pedido de más mimos son señales muy buenas de que lo está pasando de maravilla.

Una cuestión importante a la hora de acariciar un perro tiene que ver con cuánta libertad de movimientos le permitimos al animal. Es probable que, aunque sea tu mascota, no le guste que le des abrazos o que lo agarres de cierta manera. Por ello, siempre acaricia con las manos y no uses los brazos ni otra parte del cuerpo.

Por lo tanto, para acariciar un perro, sea conocido o no, debes moverte con mucha cautela e identificar las señales que te indican si el animal se siente bien o no con el contacto. De esta manera, evitarás que intente morderte y afianzarás la relación con él.

Respuestas

Mejor respuesta: Ponque ellos tienen un nervio que al rascarle hace que s ele mueva la pata.

Nota: mi perra tambien se le mueve la pata, trankis

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Información adicional

Si crees que se ha infringido tu propiedad intelectual y quieres formular una queja, consulta nuestra Política de copyright y Propiedad intelectual

Notificar un abuso

Información adicional

Si crees que se ha infringido tu propiedad intelectual y quieres formular una queja, consulta nuestra Política de copyright y Propiedad intelectual

Notificar un abuso

Información adicional

Si crees que se ha infringido tu propiedad intelectual y quieres formular una queja, consulta nuestra Política de copyright y Propiedad intelectual

Pin
Send
Share
Send
Send