Animales

Cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa

Pin
Send
Share
Send
Send


¿El perro ha hecho sus necesidades dentro de casa? Sepa que no es el único: uno de cada cinco perros caseros alguna vez orina o hace caca dentro de la vivienda. ¿Los motivos? Desde una falta de aprendizaje hasta no haber detectado cuál es su váter preferido. Pero también hay razones como el estrés canino y algunas enfermedades. En este artículo se explica por qué los perros hacen sus necesidades dentro del hogar y se dan seis trucos para que dejen de hacerlo: desde usar limpiadores enzimáticos hasta utilizar ricos premios comestibles cuando lo hace donde debe.

¿Ha encontrado orina o excrementos del perro dentro de casa? Tome aire y respire profundo, porque no es el único can. Según un estudio de la Universidad de Illinois (EE.UU.), uno de cada cinco perros caseros hace sus necesidades en la vivienda alguna vez. "Los motivos son variados: desde estrés canino o razones psicológicas, hasta problemas médicos que debe tratar un veterinario", explica la experta en comportamiento animal Kelly Ballantyne, acostumbrada a lidiar con estos problemas a diario en su hospital.

1. Mi perro hace sus necesidades en casa: ¿cómo le enseño a no hacerlo?

Los perros, como las personas, necesitan tiempo y paciencia para aprender. Por eso, los cachorros precisan un periodo de aprendizaje para saber dónde pueden hacer sus necesidades. "Este periodo de aprendizaje dura en torno a unas ocho semanas: solo después de que un can haya pasado dos meses sin hacer pis o caca dentro de casa podremos dar por finalizado su aprendizaje", añade Ballantyne.

Y no todo es saber cómo educar a los perros. Además, hay que recordar que los canes, como las personas, tienen sus propios gustos. Y estas preferencias explican por qué algunos eligen ciertos suelos o sustratos para hacer sus necesidades en lugar de otros: hay perros que adoran usar el césped como su váter canino, mientras que otros estarán más cómodos en la arena, pavimento de baldosas o madera. El quid está en entender que este gusto canino por determinadas superficies se desarrolla en torno a las ocho semanas de vida. Por eso hay que comenzar su entrenamiento cuanto antes, y siempre durante su etapa de cachorro.

Y lo mismo ocurre cuando un perro adoptado llega a casa. "El can debe conocer cuál es su lugar, dónde dirigirse para comer, beber o realizar sus necesidades", asegura la Asociación Nacional Amigos de los Animales. La paciencia y el tiempo son pautas importantes para educar a un perro adulto adoptado.

¿Por dónde empezar? Lo primero es elegir cuál será la zona o váter canino, y cerciorarse de que se está cerca cuando el perro quiere hacer sus necesidades durante el paseo. "Además, para hacer las cosas más sencillas, conviene fijar un horario de comidas: esto hará más fácil saber cuándo el can necesita salir y acudir a su zona de váter canino", concluye un estudio de la Universidad de Brown (EE.UU.).

2. ¿El perro estará enfermo?

Cuando un perro hace sus necesidades dentro de casa, ya sea orina o excrementos sólidos, lo primordial es saber qué le ocurre. El veterinario puede ayudar: le hará un examen para descartar que se trata de una gastroenteritis, porque el can haya comido algo que no debía, o un problema médico más grave.

Incluso enfermedades como el Alzheimer canino, el síndrome de disfunción cognitiva que provoca que el perro anciano se despiste, tenga pérdidas de memoria y se desoriente, también explican muchas veces por qué un can orina y hace caca dentro del hogar.

Otras dolencias que pueden determinar por qué este animal hace sus necesidades en casa incluyen los parásitos internos, una infección, una intolerancia o alergia a los alimentos y hasta una enfermedad intestinal.

3. ¿El can sufre estrés?

Pero el estrés, un exceso de excitación y hasta la llamada ansiedad por separación del perro son otras causas frecuentes por las que muchos canes orinan y defecan dentro de la vivienda.

La ansiedad por separación es un miedo exacerbado a la soledad y al alejamiento de su familia humana. Los animales que sufren este trastorno de conducta ladran, rascan las puertas, destrozan los cojines y, también, hacen sus necesidades en casa.

Además, los expertos comentan que hay algunas razas más propensas a hacer sus necesidades dentro del hogar que otras. Este problema afecta, de forma especial, a las razas de menor tamaño, perros beagle e incluso sabuesos.

4. ¡Mantenga la calma y piense en positivo!

La pauta para lograr que el can no orine y haga caca dentro de la vivienda es mantener la calma, y nunca castigarle (mucho menos, tratarle de forma agresiva). El perro no está mortificando a su humano, sino que tiene un problema y necesita su ayuda. Castigarle solo logrará aumentar su estrés. El can es su amigo, le quiere. Para él su dueño es lo más importante. Construir una buena relación de amistad con el perro es fundamental, en especial cuando aún no ha terminado su periodo de aprendizaje o adaptación a la casa.

¿Qué hay que hacer en lugar del castigo? ¡La clave está en usar el refuerzo positivo! Es decir, ofrecer un pequeño y rico premio comestible al can cuando haga sus necesidades fuera del hogar, en el lugar adecuado. ¡Un modo mucho más divertido de tratar a un amigo y conseguir que aprenda a hacer sus necesidades donde debe!

5. ¿El perro hace sus necesidades en casa? ¡Limpieza!

¿Qué más? Mantener al perro alejado del lugar donde ha dejado sus necesidades en casa funciona. Y a esa tarea contribuirán las vallas de bebés u otro tipo de obstáculos que impidan su acceso al área marcada.

"Además, hay que limpiar la zona marcada a conciencia: la limpieza permitirá eliminar los olores y evitará que el can relacione el lugar con lo ocurrido", dice Ballantyne. Los limpiadores enzimáticos, creados de forma especial para quitar las manchas de origen orgánico, serán de gran ayuda, ya que son más eficaces para acabar con las manchas por excrementos. La limpieza, sin embargo, no hay que reducirla al área manchada, sino que conviene extenderla por un sector mayor con el fin de asegurarse de que la habitación queda por completo limpia.

6. ¿El perro marca la casa con orina? ¡Esterilice a su amigo!

Esterilizar a los perros es muy importante. No solo evita camadas de cachorros sin hogar, sino que también evita determinados tipos de cáncer. Pero, además, conviene saber que un can esterilizado macho es menos proclive a usar su orina como herramienta de marcaje de "su territorio".

Las orinas de marcaje perruno, como ocurre en el caso de los gatos, son expulsadas contra paredes verticales, visibles y más eficientes para extender sus señales olorosas por el entorno. "Esterilizar al can macho es la forma más eficaz de reducir el marcaje por orina, ya que ocho de cada diez perros esterilizados no vuelven a marcar nunca más", agrega la veterinaria.

¿Qué hago para enseñar a mi cachorro a hacer sus necesidades en su sitio?

Bien, lo primero que hemos de tener en cuenta es que los perros son limpios por naturaleza.

Lo que oyes… (Bueno, en este caso, lo que lees.)

La madre es la gran maestra para los cachorros, ella es la encargada de limpiar a los peques durante las primeras semanas, con su lengua les estimula la barriguita para que hagan pipí y cacota y los limpia.

Pasadas unas semanas, cuando los cachorros ya son capaces de hacer sus necesidades por ellos mismos, al principio lo hacen donde les pillan porque todavía ni regulan ni son conscientes, pero la madre una vez más, mantiene limpio el cubil donde “comen” y duermen.

Conforme van creciendo un poquito más, y los cachorros ya andan (torpemente) y juegan entre ellos, van entendiendo poco a poco que “sus cosas” las han de hacer lo más alejada posible de donde duermen y comen.

La madre sigue manteniendo limpia toda la zona.

Todo este aprendizaje fluye sin castigos, ni gruñidos ni regañinas por parte de la madre…se hace de la forma más natural posible.

El cachorro está aprendiendo.

Como puedes ver, el cachorro si tiene la oportunidad de ser limpio, lo será.

Y cuando digo ser limpio me refiero a que a no ser que no tenga más remedio porque no le damos otra opción, siempre hará sus necesidades alejado de donde come y duerme.

Pero para que se cumpla todo lo anterior, el cachorro debe de haber pasado el tiempo suficiente con la madre (mínimo 2 meses), y por supuesto en buenas condiciones.

Bien, una vez en casa deberíamos seguir un poco los pasos de la madre, es decir, enseñarle sin castigos ni reprimendas donde ha de hacer sus cositas.

Esto es muy importante. Por favor, no riñas a tu cachorro por algo que todavía no sabe hacer, es muy injusto.

Enséñale.

Te voy a contar un secreto…

Por mi casa han pasado muchos cachorros, los míos y los de algunos clientes. Ninguno se ha hecho pipí dentro de casa prácticamente nunca, como mucho 1 o 2 por despiste mío.

¿Y por qué digo despiste?

Porque si tenemos la oportunidad de estar muy pendiente de nuestro cachorro cuando está en casa, podemos identificar esos momentos previos al pipí y caca.

Y ojo, no sólo lo consigo yo en casa.

He tenido clientes que siguiendo a rajatabla mis indicaciones, su cachorro no se ha hecho ni un solo pipí en casa (por la cuenta que les traía porque les fastidiaba el parquét).

Así que sí, se puede enseñar fácilmente al cachorro, pero dependerá de algunas cosas como:

    Si es casa con jardín o piso Horarios que pasa solo Edad de separación de la madre

¿Casa o piso?

Si tienes casa con jardín lo tienes sumamente fácil enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa, comenzando con el jardín (tierra o hierba), y te será más fácil hacer el paso a la calle.

Si vives en un piso la cosa se complica algo más, porque tendrás que comenzar con un lugar específico de la casa poniendo periódico o empapadores, y luego hacer la transición a la calle, es decir, un doble paso muy confuso para el cachorro.

Porque le estamos enseñando que ha de hacer sus necesidades en casa, le premiamos y hacemos “el baile de la alegría” cuando lo hace en su sitio (pero recuerda, dentro de casa), y luego muchas personas le riñen porque se lo hace en casa cuando quieren que lo haga fuera.

En estos casos, paciencia, por favor.

Aún así, si vives en un bajo lo tienes más fácil que si vives en un cuarto sin ascensor, es evidente.

Quizás te preguntes que porqué hago hincapié en casas, pisos, bajos, etc…y es que esto te va a condicionar mucho en la rapidez con la que puedas sacar al cachorro a hacer sus cosas cuando veas que tiene la intención de hacerlo.

Y luego está el tema de vacunas, a muchas personas les puede dar un poco de miedo sacar al cachorro a hacer pipí en la calle sin todas las vacunas puestas, pero con cuidado y precaución de a donde lo llevamos, podemos ir sacándolo, aunque sea a la acera con un empapador y luego subir.

El tema es crear el hábito en el cachorro.

¿Muchas horas fuera de casa?

Es evidente que si entras un cachorro a casa y estás fuera 6h u 8h, es inevitable que éste se haga pipí y caca donde le venga bien a él. No podrá aguantar más de 2 horas sin hacer pipí.

Aquí tendrás que tener muuuucha más paciencia, y quizás meditar si de verdad es necesario tener un cachorro si va a pasar tantas horas solo.

Bien, una vez visto esto, hay una serie de momentos cruciales que debemos de tener en cuenta para anticiparnos al cachorro y llevarlo a su wc (recuerda, jardín, empapador, acera, etc), y son:

  1. Recién levantados por la mañana: si controlas este pipí de buena mañana tendrás muchos pasos ganados, y lo tienes fácil. Tan sólo ha de ser tu prioridad incluso antes de lavarte la cara. Lo primero, el cachorro.

Despertar a media noche: aquí reconozco que has de tener sueño ligero para darte cuenta de que el cachorro se ha despertado para sacarlo inmediatamente a su wc.
Esto también es de extrema importancia.

Con los cachorros que han ido pasando por casa, todos dormían en mi habitación conmigo, y cuando escuchaba que se despertaban a mitad de la noche (me daba igual que fueran las 2 o las 4 de la madrugada), los sacaba al jardín o delante de mi casa.

Mi prioridad era que no tuvieran nunca la oportunidad de hacerse pipí dentro de casa, sino cuesta mucho más.

Una vez hecho pipí o caca, a dormir otra vez. Date cuenta que si tu cachorro se despierta y levanta a media noche, es porque tiene ganas de hacer algo, sino duermen del tirón toda la noche.

Sé que puede costar levantarse a esas horas, pero el que algo quiere, algo le cuesta.

NO irte a dormir nunca sin sacar o llevar al cachorro a hacer sus últimas necesidades de la noche. Esto te va a condicionar el punto 2.

Sácalo cada 2 horas: llévalo al jardín o su wc cada dos horas (cuanto tenga entre 2 y 3 meses), y vas alargando media hora por cada mes que cumpla.

Después de juegos intensos: el cachorro después de jugar de forma “intensa”, bien contigo o bien con otros perros de la casa, es muy posible que se haga pipí. Estate muy atento y llévalo a su wc.

Cuando se despierta de cada siesta diurna: los cachorros duermen unas 20 horas al día repartidas en varias siestas durante el día. Cada vez que se despierte de una de ellas, llévalo al wc.

Unos 20-30 min después de las comidas: el cachorro debe de comer al menos 3 veces al día. Pasados 20-30 min de cada toma, llévalo a su wc y espera a que haga caca, es muy posible que lo haga.

  • Vigila su lenguaje corporal: el cachorro, sobre todo si va a hacer cacota suele dar vueltas sobre sí mismo varias veces mientras olisquea el suelo. Si estás muy pendiente de él podrás anticiparte y llevarle a su wc.
  • De verdad que si sigues estos pasos, en muy poco tiempo tu cachorro habrá aprendido a hacer sus necesidades en su wc.

    Si has tenido que enseñarle primero en casa, luego has de hacer la transición hacia la calle. Esta parte puede ser más costosa que la primera, ya que el cachorro, como te decía antes, ha aprendido (porque así le has enseñado), que sus necesidades ha de hacerlas en casa.

    Recuerda…le has premiado por ello.

    Al principio verás que muy posiblemente el cachorro cuando comience sus primeras salidas, no haga nada fuera y espere a hacerlas en casa. Repito: es lo que le has enseñado, no le riñas.

    Aquí has de tener mucha paciencia, y lo que puedes hacer es que aunque salgas en pijama, aproveches ese primer pipí de la mañana. Puedes llevarte incluso el empapador a la calle para que vaya asociando sus necesidades con la calle.

    Y a la que haga el primero, muchísimo premio (yo prefiero verbal, de juego, etc, antes que comida). Debe sentirse orgulloso de haber hecho pipí allí.

    El resto ya sabes…paciencia y constancia.

    Cómo enseñarles a hacer sus necesidades DENTRO de casa

    Si necesitamos enseñar a nuestro perro a hacer sus necesidades en un lugar específico de casa debemos poner en práctica dos técnicas de forma simultanea, la relación del olor y el refuerzo positivo.

    Debemos poner siempre en el mismo sitio, un sitio que esté disponible para el perro en todo momento, unos papeles de periódico o un empapador, algo que tenga un olor característico para el perro.

    Cuando el perro haga pis fuera de ese lugar lo ignoraremos, pero cuando lo haga ahí le premiaremos y le daremos muchos mimos. Es la forma de hacerle saber al perro que lo hizo bien.

    Con un poco de paciencia y perseverancia, conseguiremos que nuestro perro haga siempre pis en el mismo lugar.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send