Animales

Consejos para educar un perro adoptado

Pin
Send
Share
Send
Send


Hace pocos días publiqué un montón de perros que iban a caducar el 1 de junio. Pues bien, al menos uno ha tenido muy buena suerte.

La perrita Cloe, un cruce de labrador de seis meses con una ligera cojera consecuencia de un atropello, llega hoy por MRW a la casa de una amiga. Allí convivirá con un niño pequeño y dos gatos, en una casa estupenda con un parque aún más estupendo bien cerquita.

Siempre que llega a nosotros un animal adoptado hay que tener en cuenta una serie de cosas. Esos primeros días son mágicos, nunca se olvidan, y muy pronto parecerá que el perro lleva toda la vida en la casa.

Pero es normal que tarden un tiempo en entonarse. Es posible que al principio estén nerviosos y desubicados. Conviene dejarles un poco tranquilos, mostrarles dónde está la comida y el agua, tratarles suave, asignarles un rinconcito tranquilo en casa.

Y es muy importante identificarles con un teléfono en una chapita o en el collar y que se les saque de paseo siempre bien sujetos de la correa hasta estar completamente seguros de que no se escaparán si se ven sueltos.

En ANAA tiene un artículo que se titula igual que este post: Consejos para el cuidado y comprensión de perros adoptados que es de lo más recomendable.

Os dejo un fragmento:

Es vital enfatizar la posición social inferior del perro en casa. Las reglas a seguir para conseguir un correcto status son las siguientes:
• No alimentar a tu perro hasta que tú no hayas comido: los “perros jefe” comen primero.
• Juega con él pero segúrate de que tú ganas: los “perros jefe” siempre ganan.
• Asegúrate de que tu perro te deja pasar antes de atravesar las puertas: los “perros jefe” pasan primero. Estas y multitud de sutiles técnicas de refuerzo harán que tu perro compruebe que los humanos son los “perros jefe” de la “manada”.

RECUERDA: EL TRATO DEBE SER FIRME PERO SIEMPRE CARIÑOSO

EL PERRO LLEGA A CASA
Realiza el cambio a su nuevo hogar de la manera menos estresante para el animal. No hagas demasiado ruido y no invites a todos tus amigos a admirar y coger al nuevo miembro de la familia. Asegúrate de darle una cama tranquila y no hagas cambios bruscos de alimentación. Préstale toda tu atención pero no esperes demasiado a cambio en un principio. Los cachorros, como los bebés, necesitan mucho descanso. Da tiempo a que se desarrolle la relación entre vosotros y no juzgues al animal por los primeros días

En la foto está Aishatun, una mestiza jovencita y mediana, lista y juguetona, que espera hogar en esa protectora. Si alguien quiere adoptarla, que pase por aquí.

El comportamiento de los perros adoptados

Mientras que algunos perros se venden por cantidades desorbitadas, otros pasan años en una jaula esperando la misma oportunidad. Ya sean de raza o no, actualmente es posible encontrar perros de todo tipo en los refugios o perreras: de pequeño tamaño o grande, cachorros, adultos o ancianos. Es proponérselo y buscar.

Aunque todos ellos merecen la misma oportunidad, los perros adultos no suelen ser tan fácilmente adoptados, por ese motivo, si quieres a tu lado un perro ya educado y con un carácter estable un perro adulto o anciano es una buena opción. Los voluntarios del centro te ayudarán para elegir el mejor candidato.

La actitud de un perro adoptado

Aún pasando por las mismas experiencias, no todos los perros van a reaccionar de la misma forma: ante el maltrato, algunos perros se vuelven tímidos y asustadizos, pero otros pueden llegar a mostrarse agresivos y desconfiados. Dependerá de cada caso en concreto.

No obstante, lo que sí tienen en común, es que los perros abandonados suelen tardar algún tiempo en confiar completamente en su nueva familia, por lo que la paciencia y el afecto no pueden faltar en tu día a día.

Antes de la llegada al hogar

Previamente a su llegada, debemos asegurar que el perro se encuentre cómodo cuando llegue a su nueva casa. Para ello prepararemos todo lo que necesita con anterioridad:

  • Lo primero de todo será su cama, ya que al pasar tiempo en una jaula agradecerá un lugar cómodo donde reposar. Puedes comprarla o hacerla tu mismo siguiendo el sencillo paso a paso de nuestro artículo en cómo hacer una cama para perro. Es preferible que sea algo grande a demasiado pequeña.
  • Lo segundo será situar en un lugar concreto un bebedero con abundante agua fresca.
  • También necesitaremos comida específica para su edad (junior, adult o senior) y si quieres hacerle la llegada más amena, algo de paté o comida enlatada, ¡les encanta!
  • Las golosinas o premios serán imprescindibles para trabajar con él adiestramiento y el refuerzo positivo, cuanto más sabrosas sean, mejor.
  • Algún juguete o mordedor será también imprescindible ya que algunos perros pueden sufrir ansiedad y van a tener la necesidad de mordisquear.
  • Un collar o arnés, una correa y bolsas para recoger los excrementos serán fundamentales para sacar a pasear a tu nuevo amigo. Recuerda que los refugios suelen tener dificultades económicas así que llévalo todo contigo en el momento de adoptar al perro, para que puedan utilizar el collar que tienen para un nuevo inquilino.
  • También puede ocurrir que tu amigo llegue excesivamente sucio. Ten listo un champú, una pipeta y un cepillo para el baño si fuera necesario. También puedes llevarle a una peluquería canina y observar cómo lo hacen si no tienes experiencia.

Recomendamos repasar la seguridad de tu hogar por completo asegurándote que no dejas al alcance de tu nuevo amigo algo que pudiera hacerle daño (vasos de cristal, plantas tóxicas para perros o acceso directo a la basura). Todo lo que consideres que no debe morder retíralo.

Cuando le adoptemos debemos intentar averiguarlo todo sobre él como por ejemplo cuál es su pasado, si tiene miedo al veterinario o si se relaciona bien con otros perros. Es de gran ayuda saber todos estos puntos. Si no tienes información no te preocupes, poco a poco le irás conociendo. Finalmente te recomendamos preparar grandes dosis de cariño, afecto y paciencia.

Los primeros días de un perro adoptado

Cuando adoptemos el perro, de camino a casa, será recomendable darle un paseo largo hasta que observes que apenas hace pipí y que está algo cansado. De esta forma, estará más relajado en el hogar y si intenta orinar apenas hará unas gotitas.

En el momento en el que lleguemos a nuestro hogar con el perro debemos desatarle y dejarle olisquear toda la casa, sin límites. Es importante que conozca su nuevo hogar, todas las estancias y se acostumbre a los olores que hay en él para sentirse cómodo.

Puede ocurrir que intente marcar su territorio orinando un poco en algunos rincones. Es normal que lo haga especialmente si has tenido a otros perros antes, no te agobies, pronto dejará de hacerlo. Recuerda que no es en absoluto aconsejable regañar a un perro recién adoptado, opta por distraerlo para que deje de hacerlo.

Los primeros días pueden ser algo estresantes para ambos. Para paliar la hiperactividad, los orines en casa u otras situaciones será muy recomendable pasearlo, al menos, 4 veces diarias sumando un total de 90 minutos entre todas las salidas. No le ejercites en exceso, simplemente permítele olfatear todo lo que desee, una forma de relajación para los perros.

No le fuerces nunca a interactuar con personas, perros o a realizar obediencia en determinados sitios. Nada que pueda agobiarle. Intenta guiarle hacia tus propósitos usando la comunicación verbal, movimientos con las manos y el uso de premios. También es interesante que aprendas más sobre lenguaje canino, para que puedas saber en todo momento si se está tenso, incómodo o relajado.

La importancia de la rutina y las normas

Los perros son animales de rutina y agradecen la organización. Fija unos horarios concretos de paseo y comida para que tu animal pueda situarse y predecir lo que va a ocurrir en todo momento. Aunque esto te parezca poco relevante, lo cierto es que es una de las formas más efectivas de acostumbrar al perro a un nuevo hogar.

Será básico y fundamental fijar unas normas de convivencia entre toda la unidad familiar. No podemos prohibirle una cosa y luego permitírsela, eso podría confundir mucho al animal. Eso sí, intenta ser lo más tolerante posible al principio, recuerda que puede estar desorientado y asustado o que sus anteriores propietarios fueran caóticos o no fijaran normas de convivencia.

Juegos y diversión

Además de permanecer en el hogar y dar paseos, tu perro necesita disfrutar de la vida. Habrá pasado tiempo en un refugio, sin estímulos y entretenimiento, algo que puede mermar su capacidad de aprendizaje y provocar problemas de conducta.

Debes prepararte para realizar actividades con él ya sea ir a la montaña, la playa o jugar a pelota. Los juegos de inteligencia o los juguetes interactivos pueden ayudarte mucho a la hora de estimularle. Hacerle feliz será fundamental para disfrutar de un perro sano y afectuoso. Dedica tiempo a tu nueva mascota.

Órdenes básicas de adiestramiento

También imprescindible será practicar las órdenes básicas: quieto, ven, sienta y túmbate (entre otras). Será fundamental para garantizar su seguridad si en el futuro decidimos dejarlo sin correa. También será muy útil en el día a día dentro del hogar o para mejorar vuestra comunicación. Procura ser paciente, constante y adaptar las sesiones a su ritmo de aprendizaje.

Puedes dedicar unos 10 minutos al día a practicar órdenes. Por lo general, entre 10 y 30 repeticiones serán suficientes para tu perro aprenda a llevar a cabo un comando básico. No abuses del tiempo, recuerda que debes ofrecerle el máximo bienestar posible.

Eso sí, no pienses en soltar a tu perro si aún no te hace caso. Podrías ponerle en riesgo sin querer. Puedes practicar las órdenes en casa o en algún pipi-can vallado.

¿Cómo deben ser los paseos de un perro adoptado?

Especialmente durante los primeros días no debemos ser nada exigentes con nuestro perro durante los paseos. Debemos permitir que olisquee su entorno (eso le ayuda a orientarse y a relajarse), que ande un poco por donde quiera para que pueda sentirse cómodo.

Si tira con fuerza de la correa no estires tu también de ella, puedes provocar daños en su cuello o presión intraocular. Mejor hazte con un arnés anti-tirones o enseña a tu perro a pasear junto a ti, formas efectivas y seguras de mejorar la calidad del paseo.

Cuando tu perro ya esté más acostumbrado a pasear y aguante con efectividad sus orines, debes determinar una rutina de paseos concreta. Descubre en ExpertoAnimal qué debes evitar durante el paseo o cuánto debe durar cada uno de ellos.

Ansiedad por la comida

Perros glotones por todas partes, gorditos, obesos, desesperados por comer, a cualquier hora o lugar… ¡cualquier cosa! Y es que nuestros perros, en su mayoría, son de buen comer y encuentran cualquier oportunidad para lanzarse sin rubor o pensar en su estrategia cuando nadie los mira para poder atiborrarse sin remordimiento… También hay perretes que no tienen gran apetito, no al meno .

¿Qué hacer si un perro adoptado no se adapta?

No siempre es fácil en perros adoptados saber cómo tratarlos. En ocasiones, algunos perros adoptados no se comportan como deberían como consecuencia de una mala educación en el pasado. La falta de socialización, una conducta basada en el castigo o miedos no superados son algunas de las causas más comunes.

A continuación te explicamos los problemas de comportamiento más habituales y cómo vas a tener que actuar. Eso sí, recuerda que lo más adecuado será ponerte en contacto con un profesional ya sea un educador canino, adiestrador o un etólogo. Busca siempre un profesional que trabaje mediante el refuerzo en positivo:

  • Perro adoptado agresivo: a diferencia de lo que muchos creen, la agresividad no es un problema especialmente complicado de tratar. Generalmente están relacionados con el uso de métodos de castigo o una falta de socialización en su etapa de cachorro. Este proceso debe tratarse de la mano de un profesional experimentado, ya que alguien sin experiencia puede empeorar el cuadro al intentar tratarlo con métodos inapropiados. Descubre consejos a tener en cuenta ante un perro agresivo.
  • Perro adoptado miedoso: el miedo, dependiendo del nivel, sí puede ser complicado de tratar. Lo primordial será ofrecer espacio al animal y no forzarle jamás a interactuar con quien no desee (ya sean objetos, personas o mascotas). Poco a poco y siempre con tu supervisión tu perro empezará a abrirse al mundo pero si no es así lo mejor será acudir también a un profesional. Toma especial precaución con los perros miedosos y no los dejes nunca sin correa, puesto que tienden a huir y a perderse.
  • Perro que orina o defeca en casa: si tu perro hace sus necesidades en la casa, tranquilo, no eres el primero que pasa por esta situación. Sabemos que es desagradable y que en ocasiones puede general malestar, pero debes entender que probablemente tu nuevo amigo no sabe cómo se hace. Tendrás que enseñarle como si se tratara de un cachorro. Paséalo con regularidad para evitar las micciones en casa y no olvides felicitarlo en la calle cada vez que orine, de esta forma recordará qué debe hacer. Siempre es más efectivo felicitar que reñir al animal, recuérdalo. Este proceso necesita tiempo pero si estás dispuesto vas a lograrlo más rápidamente de lo que crees. Descubre cómo enseñar a un cachorro a orinar en la calle o cómo enseñar a un perro adulto a orinar fuera.
  • Lloros, aullidos y otras señales relacionadas: si observas que en tu presencia llora, sencillamente necesitarás ser paciente. Quizás echa de menos a sus hermanos, a su compañero de jaula o a los voluntarios. Intenta ofrecerle golosinas y jugar con él para ganarte su confianza y distraerlo. Poco a poco observarás que deja de hacerlo. Es un comportamiento habitual y el uso de juguetes y tu atención son fundamentales.
  • Perro que no come: si tu perro no come o bebe agua, llévalo al veterinario de inmediato para descartar un problema de salud. En ocasiones se debe a la ansiedad y la tristeza que sufren o al estar terriblemente asustados. Prueba a ofrecerle paté, golosinas o cualquier tipo de comida apetitosa.
  • El perro llora, orina o destruye cuando no estás en casa: la temida ansiedad por separación puede afectar a muchos de los perros adoptados. Puede ocurrir de distintas formas: ladridos incesantes cuando te marchas, lloros, objetos rotos. Algunos juguetes de larga duración, como el kong pueden ayudarte a distraerlo un buen rato. Este tipo de problemas de conducta son complicados de tratar y generalmente necesitan la visita de un especialista.

El mal comportamiento puede tener muchas causas y no siempre vas a poder descifrar realmente qué ocurrió en su vida anterior. Ahora es tu turno para enseñarle a convivir y a sentirse querido.

Recuerda que un perro puede aprender, indiferentemente de la edad que tenga. Aunque quizás necesitarás más paciencia y repeticiones, lo cierto es que puedes lograr que tu perro se comporte de la forma adecuada si practicas y utilizas siempre el refuerzo positivo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para educar un perro adoptado, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber.

Preparación de la llegada del perro adoptado

Antes de su llegada, nos tenemos que asegurar de queel animal esté cómodo cuando llegue a su nueva casa. Por ello prepararemos:

  • Lo primero es la cama. Si ha pasado durante el transporte un tiempo en una jaula agradecerá un lugar cómodo donde reposar. Podemos comprarla o hacerla de forma casera. Es preferible que sea algo grande a demasiado pequeña.
  • El segundo paso seráhabilitar un bebedero con mucha agua fresca y com >

  • Puede también suceder queel animal llegue demasiado sucio. Para esa situación hay que tener previsto un champú, una pipeta y un cepillo para el baño si fuera necesario. Igualmente podemos llevar al animal a una peluquería canina y observar cómo lo hacen y simular esa operación en casa.

La seguridad en casa

  • Es recomendable tenercontrolada la seguridad de casa, asegurándonos, por ejemplo, de que no hay plantas tóxicas para perros, y que no tienen acceso directo a la basura. Lo que no deban morder, hay que retirarlo. De igual forma, hay que limitar el espacio del recién llegado en casa, para que no se agobie y evitar que el can pueda sentirse excesivamente fuera de lugar.
  • Es positivo igualmente averiguar todo sobre él, como por ejemplo cuál es su pasado, si tiene miedo al veterinario o si se relaciona bien con otros perros. Esto ayudará mucho para saber sus costumbres, su comportamiento, etc.

Organización

Los perros son animales de rutina yasumen muy bien la organización. Hay que fijar un horario de paseo y comida para que el animal pueda situarse y sentirse confortable. Podemos pensar que no es importante, pero la verdad es que es una de las formas más efectivas de habituar a nuestro nuevo compañero a acomodarse a su nuevo hogar.

No le grites ni hagas ruidos fuertes

Ten en cuenta que, además de tener el sentido del oído mucho más desarrollado que nosotros, le puedes atemorizar que es justo lo que no debes de hacer si quieres que vuestra relación sea buena desde el principio. Asimismo, debes tener en cuenta que probablemente su anterior familia lo maltrató, de modo que necesita volver a confiar en sí mismo, y para eso tú tienes que ayudarle.

Si necesitas consejos para tratar a un perro maltratado, haz clic aquí.

Edúcalo como si fuera un cachorro

Independientemente de la edad que tenga debes de tener mucha paciencia con él y ser muy constante. Utiliza una misma palabra para indicarle lo que quieres (por ejemplo, si quieres que se siente, dile siempre ”sit” o ”sienta”), y trátalo con cariño y respeto. Es posible que tengas que adiestrarle, para lo cual te recomendamos leer este artículo que, si bien está enfocado a los cachorros, te va a ser útil también para tener a tu perro adulto bien enseñado.

Llévalo a pasear con arnés y correa

Se suele pensar que pasear a un perro con arnés hará que éste tenga tendencia a tirar más, pero lo cierto es que no es así. Si tú te llevas al perro a pasear con collar y en algún momento le tiras o no le enseñas a ir con correa, entonces el animal por propio instinto va a tirar, porque lo que quiere es alejarse todo lo posible de aquello que le ha causado daño.

Además, si lleva arnés, la fuerza del tirón va a recaer en el pecho y no en el cuello, de modo que el riesgo de que sufra daños es mucho más bajo. En el caso de que tu amigo tire demasiado, le puedes poner un arnés sense-ible o un halti, que le impedirá adelantarse demasiado. Aún así, es necesario enseñarle a pasear sin tirar.

Quiérelo, pero no lo humanices

El perro tiene su propio lenguaje corporal y su propia forma de vivir la vida. No hay que tratarlo como si fuera un humano porque sería una falta de respeto hacia él y hacia su especie. Esto significa que no hay que llevarlo a pasear en cochecitos para bebés ni dejarle que se siente en la mesa con la familia, ni tampoco hay que pretender calmarlo con caricias cuando esté nervioso (de hacerlo, lo que le estaremos diciendo es que está bien estar nervioso).

Por supuesto, se puede dormir con él, es más, es algo que te recomendamos ya que así se fortalecerá la relación aún más, pero no hay que tratarlo como si fuera una persona.

El perro es un animal maravilloso ya de por sí. No queramos cambiarle nada. Ayudémosle a ser feliz.

1. El Perro Hiperactivo o Problemático

Puede presentar hiperactividad, cualquier tipo de problema de conducta (miedo, agresividad, desconfianza, ladridos excesivos, ansiedad por separación…), todo ligado a un exceso de energía producido por el estrés.

No hay que asustarse, porque como te decía, esta no es la verdadera personalidad del perro, solo está estresado.

En este caso debemos actuar con mucha paciencia y amor, entendiendo lo que le sucede, con el tiempo y los cuidados adecuados, el estrés y todo lo que éste conlleva irán disminuyendo lentamente.

Evidentemente que no es necesario que devolvamos al perro porque no se porta bien, ya te digo que es temporal y si hacemos bien las cosas tendrás un perro que te amará por encima de todo y tu a él.

Y sobretodo y fundamental es:

No intentes reprimir, castigar, eliminar o modificar estas conductas, porque las necesita para desahogar su estrés, así que no es una buena idea intentar educar a un perro durante este periodo de adaptación.

Puedes pedir ayuda a un profesional para hacer más fácil el proceso, pero lo que tienes que pedir es que te ayude a reducir el estrés y no a educar al perro (que son cosas totalmente diferentes)

El perro no está preparado ni psicológica ni emocionalmente para recibir educación de ningún tipo, ya que cualquier proceso de aprendizaje implica más estrés, y recuerda… ¡El estrés se acumula! por lo que no es aconsejable durante este periodo.

¿Qué necesita un perro recién adoptado? Ponte en su lugar…

Si tu te sintieras terriblemente [email protected] y [email protected], ¿Quizás unas buenas vacaciones? ¿Una estancia en un balneario? donde olvidarte de todos los agobios y problemas, descansar, dormir, sentir que todo está bien..

Esto es lo que necesitará los primeros meses, paz, tranquilidad, comer bien, sentirse amado, recibir cariño, sentirse seguro, descansar… ¡Nada más!

Otro caso que nos podemos encontrar es el de:

2. El Perro Perfecto

El segundo caso que nos podemos encontrar es cuando parece que hemos adoptado al perro perfecto! y no es que no lo sea, o no lo vaya a ser más adelante, pero si acabas de adoptar un perrito que ha sufrido mucho y no da síntoma alguno de hiperactividad, etc… es probable que padezca estrés crónico.

Y de nuevo ¡No te asustes porque se le va a pasar!

Un perro que sufre de estrés crónico es porque lleva mucho tiempo padeciendo estrés y tiene toda su energía agotada, por lo que nos vamos a encontrar con un animal en apariencia muy tranquilo, que no ladra, que no molesta, que no pide comida, que no da ningún problema.

Pero esto va a durar un periodo de tiempo variable (suelen ser entre 15 días a un mes) ya que el perro se va a ir recuperando porque evidentemente va a estar mejor en tu casa.

Lo que suele suceder cuando se supera este primer periodo es que pasamos a un perro como el que hemos visto en el punto uno, hiperactivo, con problemas, etc…. ya que el perro aún no se ha recuperado del todo, necesitará más tiempo, pero hay personas que ante este cambio y por desgracia deciden devolver al perro porque parece que “se haya vuelto loco” y se ven desbordados por la nueva circunstancia.

Una vez más, es algo normal, no hay que asustarse porque solo es un proceso de adaptación, y muchas veces solo con saberlo nos sentimos más seguros y simplemente esperamos a que esta etapa acabe para que el perro pueda equilibrase emocionalmente.

Evidentemente no siempre es así o todos los casos son iguales pero es importante avisar a los adoptantes de que esto puede suceder para que estén preparados y sepan como afrontar correctamente la situación.

Y para finalizar, un punto que se englobaría en los dos anteriores pero como es muy frecuente lo trataré a parte.

3. Los Pipís en Casa

Un perro recién adoptado y por lo tanto estresado, va a tener mucha más necesidad de hacer pis de lo normal (es un síntoma típico del estrés) y es muy normal que se le escape dentro de casa a no ser que salga muchas veces a la calle durante el día.

Esto no es un problema de conducta, ni que el perro no sea limpio, de nuevo solo es estrés.

Él no dispone de un baño en casa y no se puede aguantar… porque la vejiga urinaria tiene un limite!! y pasado este límite el pis sale sin que lo pueda evitar.

¿Qué pasa si le castigo o le riño o me enfado por hacerse pis en casa? Que va a intentar aguantarse más, que se va a asustar, que se va a sentir más angustiado… por lo que se estará estresando más.

¿Y si se estresa más? ¡Necesitará orinar aún más! Por lo que entraremos en un circulo vicioso de más estrés, más pis, más castigo, que no va a resolver el problema sino que lo va a aumentar.

¿Cuál es la solución? Que se reduzca el estrés, y al reducirse éste también su necesidad de orinar, por lo que se podrá aguantar mejor.

Podemos además ayudarle en el proceso sacándole más veces al día a hacer sus necesidades y premiándolo cuando lo haga en la calle

(¡Eso si!) Si se le escapa el pis en casa, no hagas ni caso, solo lo limpias y te llenas de paciencia, amor y entendimiento por la situación que está viviendo y todo lo que ha podido sufrir antes de estar en tu casa.

En resumen, hay que tener muchísima paciencia y cariño con un perro recién adoptado, no hay que asustarse se observamos cambios en su conducta durante el proceso de adaptación porque normalmente son debidos al estrés y con el tiempo y nuestro amor todo se colocará en su sitio.

Video: Consejos para educar un perro adoptado (Octubre 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send