Animales

Ocho enfermedades frecuentes en perros

Pin
Send
Share
Send
Send


Conocer de forma general las enfermedades más comunes en los perros nos ayuda a saber cuidar mejor a nuestras mascotas y a detectar rápidamente cualquier síntoma de malestar. No olvidemos que una pronta detección mejora enormemente las perspectivas de casi cualquier tratamiento.

En este artículo de ExpertoAnimal haremos un repaso general por todas estas enfermedades, señalando los detalles particulares de cada una para ayudarte a identificarlas. También hablaremos de los parásitos (pulgas, garrapatas y mosquitos) o de las dolencias comunes como puede ser la diarrea.

No olvides que la prevención es la mejor forma de evitar que tu perro sufra cualquier enfermedad. Descubre cómo es el calendario de vacunación para perros y síguelo de forma estricta para prevenir cualquier problema de salud.

Parásitos externos

  • Pulgas: las pulgas son parásitos muy pequeños que afectan con frecuencia a los cánidos. Se transmiten fácilmente y se reproducen con una facilidad asombrosa. Podemos observarlas fácilmente a través de la observación del manto. Descubre en ExpertoAnimal cómo eliminar las pulgas de tu perro.
  • Mosca del establo: estos parásitos son habituales en entornos rurales y se alimentan de la sangre de los animales, lo que suele provocarles además anemia severa si no se trata de forma adecuada.
  • Garrapatas: existen muchas especies de garrapatas distintas y algunas son verdaderamente peligrosas, pudiendo ocasionar un efecto paralizante en el perro. Nunca deben estirarse ya que podríamos dejar restos del animal en la dermis del perro. Descubre todo sobre las garrapatas en los perros.
  • Leishmaniosis: estos parásitos se transmiten a través de un vector, el flebotomo, y se multiplican en las células blancas del perro. Los síntomas más habituales de la leshmania son el adelgazamiento del perro, fiebre, anemia, artritis. No existe un tratamiento efectivo para curar la leishmaniosis, no obstante, con seguimiento veterinario se puede ofrecer una buena calidad de vida al perro que la padece.
  • Ácaros de la sarna: es una enfermedad de la piel causada por ácaros. Existen dos tipos distintos de sarna, la sarcóptica y la demodéctica. Es una enfermedad parasitaria que se transmite muy fácilmente pero que tiene tratamiento. En algunos casos muy graves puede dejar marcas para el resto de la vida del perro.
  • Toxoplasmosis: es un parásito intracelular. De forma general podemos hablar de un riesgo leve, ya que el tratamiento es muy sencillo, no obstante, debemos preocuparnos cuando afecta a perras embarazadas. Se puede identificar mediante síntomas neuromusculares, respiratorios y gastrointestinales. En la mayoría de casos aparece en perros menores de 1 año.

Parásitos internos

  • Tenias: son gusanos planos que se alojan en el intestino del perro, alimentándose del propio alimento que ingiere el animal. Los animales suelen contagiarse al entrar en contacto con heces contaminadas, carnes crudas o poco cocinadas. En los primeros estadios es de difícil detección.
  • Gusanos: existen diversos tipos de gusanos que pueden afectar a nuestro perro. Es posible advertir una infestación de parásitos a través de las heces, que muestran pequeños gusanos, parecidos a granos de arroz.

El veterinario nos ayudará a prevenir una infestación por parásitos mediante el seguimiento de un calendario de desparasitaciones. Existen muchos productos disponibles en el mercado, tales como pastillas, collares, pipetas. No obstante, lo más importante es que sean siempre productos de prescripción veterinaria. Además, será fundamental seguir de forma estricta las pautas que nos ofrezca el profesional.

Enfermedades víricas

Existen enfermedades que están causadas por un virus como por ejemplo:

  • Coronavirus: es una enfermedad viral e infecciosa que afecta a todo tipo de perros, pero en especial a cachorros aún no vacunados. Se puede detectar en el momento que vemos que el perro tiene abundante diarrea, vómitos e incluso observamos pérdida de peso. No existe vacuna para el coronavirus canino, será el veterinario quien contrarreste los síntomas que provoca la enfermedad.
  • Hepatitis: afecta principalmente al hígado y puede tener diferentes causas, entre ellas la vírica. El tratamiento principal se basa en aliviar los síntomas y si no se cura se puede volver crónica, provocando insuficiencia hepática. Descubre más acerca de la hepatitis en perros.
  • El moquillo: el moquillo es una enfermedad muy contagiosa que afecta principalmente a perros jóvenes no vacunados o ancianos. No existe tratamiento alguno así que el veterinario realizará una serie de cuidados al perro infectado para contrarrestar los efectos del moquillo, identificado básicamente por secreción nasal además de otros síntomas como fiebre o deshidratación. La vacunación es la mejor forma de prevenir esta enfermedad.
  • Parvovirus: es raro que afecte a perros adultos vacunados, este virus mortal aparece especialmente en cachorros y tiene una duración de 10 días en los que, si el perro no recibe el tratamiento correcto, tiene un desenlace fatal. Al igual que casi todas las enfermedades víricas no cuenta con un antídoto concreto, sino que se basa en intentar aliviar los síntomas del paciente. Los síntomas son depresión, fiebre y deshidratación. Descubre todo sobre el parvovirus canino en ExpertoAnimal.
  • Rabia: conocida y temida, la rabia es una enfermedad tremendamente letal. Se transmite a través de mordeduras, contacto directo con las mucosas o saliva. Se identifica por una violencia extrema sin provocación alguna. Existe una antirrábica que se debe administrar cuando son cachorros, pues una vez infectado, el perro se considera condenado a muerte, no existe vacuna que pueda tratarlo. Actualmente cada vez menos países tienen casos de rabia.

Enfermedades hereditarias

Las enfermedades hereditarias o congénitas son aquellas que se desarrollan debido a la propia herencia genética del perro. Las más comunes son:

    Displasia de cadera: se desarrolla a lo largo del tiempo, a partir de los 4 o 5 meses de edad, aunque suele aparecer en perros de edad avanzada. Afecta a perros grandes o gigantes generando cojera o dificultad de movimientos y, aunque es un problema hereditario y degenerativo, intervienen factores que pueden agravarlo, como el ráp >

Enfermedades neurológicas

Las enfermedades neurológicas son aquellas que afectan al sistema nervioso central y periférico, que incluye cerebro, nervios craneales, raíces nerviosas, músculos. Si bien son poco frecuentes, es de vital importancia detectarlas:

  • Epilepsia: la epilepsia en perros es una descarga electroquímica del cerebro que puede aparecer en cualquier momento. Las crisis se repiten prácticamente durante toda la vida del perro que la sufre. Se pueden controlar los episodios mediante medicación prescrita por el veterinario.
  • Síndrome vestibular: en el síndrome vestibular (que es en realidad un síntoma) se pueden ver afectados el oído interno, el nervio vestíbulo coclear, el núcleo vestibular y el tracto medio anterior y posterior. Observaremos que el perro presenta problemas de equilibrio, la cabeza torcida o que anda en círculos.
  • Meningitis: la meningitis es una inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro. Es un problema poco habitual pero que debe ser tratado de urgencia ya que puede tener consecuencias mortales para el perro. Los síntomas más habituales son la pérdida de coordinación del perro y elevada fiebre.

Enfermedades bacterianas

Causadas por bacterias, este tipo de enfermedades se pueden tratar con el uso de antibióticos:

  • Leptospirosis canina: se transmite a través de la orina y pueden ser portadores tanto perros como ratas, almacenando la bacteria crónicamente sin desarrollar la enfermedad. Si no se trata a tiempo puede causar la muerte. Algunos de los síntomas son la fiebre, diarrea y vómitos con sangre y orina oscura. Descubre más sobre la leptospirosis canina.
  • Periodontitis: afecta al periodonto (encía, tej >

Otras enfermedades comunes en los perros

Además de las mencionadas anteriormente existen otras enfermedades como por ejemplo:

  • Cáncer: puede afectar a todo tipo de perros aunque es habitual que se produzca en ejemplares de edad avanzada. Lo más habitual es detectar la presencia de tumores en la piel del perro pero pueden desarrollarse también de forma interna. Es muy importante acudir al veterinario para el análisis del bulto.
  • Torsión gástrica: la torsión gástrica suele producirse cuando el perro come y bebe en exceso, realiza ejercicio después de comer o tiene un historial de vólvulo gástrico. Es muy importante tratarse con urgencia para salvar la vida del animal.
  • Alergias cutáneas: al igual que las personas, los perros también pueden sufrir enfermedades de la piel como por ejemplo la alergia. Debemos ser cuidadosos y acudir al veterinario si observamos que nuestro perro la padece.
  • Diabetes: en la lista de alimentos prohibidos para el perro consta el azúcar, no solo porque fomenta la aparición de ceguera sino porqué además causa diabetes. Consulta a tu veterinario el tratamiento que necesita tu can si observas sed extrema, adelgazamiento, cataratas, aumento del apetito y que orina con frecuencia.
  • Criptorquidia: consiste en el descenso incompleto de uno o dos testículos. Se debe diagnosticar lo más pronto posible y requiere intervención quirúrgica. En algunos casos es hereditaria.
  • Otitis: se trata de la inflamación del oído interno, medio o externo. Puede aparecer por alergias, bacterias, parásitos o cuerpos extraños. Tu veterinario investigará los picores, el enrojecimiento o la infección que pueda tener tu perro, limpiándola cuidadosamente y ofreciéndote un tratamiento según el motivo por el que se haya producido.
  • Diarrea: es un problema muy habitual, especialmente cuando cambiamos el alimento de nuestro perro o le ofrecemos comida humana. Descubre remedios caseros para la diarrea en perros.
  • Resfriado: al igual que las personas, los perros son susceptibles a resfriarse cuando están sometidos a bajas temperaturas. El resfriado en perros es muy fácil de tratar pero si los síntomas persisten es importante acudir al veterinario.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades más comunes en los perros y sus síntomas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Enfermedades frecuentes en perros

Es fundamental que prestes atención a los cambios de hábitos de tu mascota, ya que muchas veces son estas señales las que te indican que algo no está bien.

No siempre los síntomas son visibles como el vómito o la diarrea, en ocasiones se trata de un cansancio o falta de energía poco habituales o en modificaciones a la hora de comer. Algunas de las enfermedades frecuentes en canes son:

Esta infección en el oído es más común en aquellas razas con orejas largas y caídas como el cocker spaniel o el bloodhound, si bien puede aparecer en todos los perros que han tenido contacto con el agua o la humedad.

Si tu mascota se rasca mucho las orejas y mueve la cabeza hacia los laterales, o bien si te acercas y tiene muy mal olor en los oídos y segrega algún líquido amarillento, es probable que padezca otitis.

2. Moquillo

Una enfermedad que, afortunadamente, tiene vacuna para prevenirla, pero que es sumamente contagiosa y llega a ser mortal en los animales no inoculados o de pocas semanas de vida.

El moquillo en ocasiones no se puede diagnosticar, por eso es conocido como ‘la patología de los mil síntomas’: tos, estornudos, secreciones, fiebre, diarrea y tics nerviosos son solo algunos de ellos.

Se trata de una enfermedad de la piel que también puede aparecer en los gatos y hasta en las personas. La sarna está causada por unos parásitos microscópicos llamados ácaros que perforan la dermis y la infectan.

Hay dos tipos de sarna más frecuentes en perros: sarcóptica –se contagia al contacto con un animal infectado– y demodécica. Esta última está relacionada a problemas inmunitarios o genéticos.

5. Artrosis

Esta es una de las enfermedades frecuentes en perros ancianos y de ciertas razas como el pastor alemán o el dóberman. La artrosis es la inflamación y degeneración de las articulaciones, principalmente de la cadera y el codo.

El riesgo de padecer este problema aumenta si el animal es obeso o no hace demasiado ejercicio físico.

6. Parvovirus

Esta enfermedad afecta principalmente el sistema digestivo de la mascota, aunque también provoca la disminución de la cantidad de glóbulos rojos en sangre e impide el correcto funcionamiento del corazón y los intestinos.

Los síntomas de parvovirus canino incluyen vómitos, falta de apetito, heces con sangre, cansancio, diarrea, abatimiento, falta de energía y deshidratación. La buena noticia es que se puede prevenir con una vacuna.

7. Gastritis

Es más habitual de lo que creemos y en la mayoría de los casos ni nos damos cuenta de que nuestra mascota la está padeciendo. La gastritis es una inflamación o irritación de la mucosa gástrica y es causada por una mala alimentación: pienso inadecuado, raciones demasiado copiosas o rapidez al tragar el alimento.

Los principales síntomas son los vómitos y la distensión abdominal (vientre hinchado), pero la gastritis canina también puede incluir pérdida de apetito o de peso, falta de energía y producción excesiva de saliva.

8. Leishmaniosis

Esta enfermedad es transmitida por un mosquito y es frecuente en ciertas zonas de España y Europa. Los síntomas de la leishmaniosis son muy diversos y la mejor manera de evitar el contagio es eliminando el agente causante.

No dejes recipientes con agua al aire libre (así el insecto no puede depositar sus huevos), coloca repelentes en aerosol en puertas y ventanas –para que no ingrese al hogar– y aplica una pipeta contra mosquitos en tus mascotas.

10. Tos de las perreras

Esta enfermedad aparece en forma de epidemias en barrios enteros, provocando faringitis y toses en los perros como si se tratase de un catarro. Es bastante contagiosa, pero por suerte en perritos bien atendidos no es muy grave y se puede prevenir gracias a la vacunación. En los perros de colectividades como perreras puede ser más grave, de ahí su nombre.

9. Gusano del corazón o dirofilaria

Un parásito transmitido por la picadura de un mosquito que puede viajar por la sangre y pulmones y quedar alojado en el corazón de nuestro perro. No está presente en toda España, pero hay que enterarse de si nuestro perro corre riesgo o no antes de viajar. Se puede prevenir con pastillas y pipetas.

Leishmania en perros: ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

La leishmania o leishmaniosis es una enfermedad muy agresiva que afecta especialmente a los perros, pero que también puede darse en gatos e incluso en humanos. Es una enfermedad transmitida por un mosquito (Plhebotomus o flebotomo) y provocada por un parásito microscópico (Leishmania spp). Su diagnóstico es tremendamente complicado.

7. Parvovirus

Es una enfermedad muy grave en cachorros, a la que son especialmente sensibles los Pinscher, Rottweiler y Doberman. Es importantísimo acudir al veterinario cuanto antes tras adoptar un cachorro para vigilar si hay que desparasitar y vacunar, y** mantener a nuestros cachorritos aislados hasta que tengan todas las vacunas**.

Esta enfermedad no tiene cura, por eso es tan importante prevenirla. Algunos cachorritos sobreviven, pero gracias a estar ingresados largo tiempo y tras tratamientos muy costosos.

6. Moquillo

Esta enfermedad también es más grave en cachorros, tampoco tiene tratamiento específico y también se puede prevenir vacunando. Cada vez hay más casos por culpa del tráfico de animales para venta, ya que por desgracia no se les vacuna adecuadamente. Para prevenirla hace falta un protocolo adecuado de vacunación. Los síntomas pueden ser respiratorios, digestivos o neurológicos en los casos más graves.

3. Problemas digestivos

Es una clasificación un poco general, pero los vómitos y la diarrea son una de las causas más frecuentes de visita al veterinario. El problema es que pueden estar provocados por causas tan distintas que es importantísimo hacer pruebas. El tratamiento que sirve para una causa puede ser peligroso si los vómitos se deben a otra.

Si nuestra mascota tiene vómitos en cantidad muy abundante, frecuencia muy alta o durante más de 24h, se debe ir al veterinario cuanto antes. Si nuestro perro es cachorro, razón de más para acudir de inmediato, ya que son muy sensibles a estos problemas.

2. Problemas de piel

Seguramente la dermatología sea la especialidad más requerida, pero también es muy complicada de practicar, ya que tenemos un número relativamente pequeño de problemas y lesiones con miles de causas. Todo problema general puede dar síntomas en la piel. La causa más común de problemas de piel son las alergias, cada vez más frecuentes por diversas causas como la selección de razas, la contaminación, etc.

1. Otitis o infección de oído

Al igual que los problemas de piel, las infecciones de oído también pueden deberse a alergias, pero sobre todo a una mala higiene. Si tu perro se rasca mucho la oreja, tiene mal olor o secreción es importante que acudas al veterinario. Recuerda no mojarle el oído por dentro cuando lo bañas, y secárselo siempre con cuidado con una gasa o una toalla.

1. Moquillo

El moquillo es una enfermedad muy contagiosa debida a un virus parecido al del sarampión humano. El tratamiento consiste en la administración de antibióticos y líquidos para evitar la deshidratación. La vacunación de tu perro le protegerá prácticamente al 100%

2. Hepatitis canina

Se trata de una enfermedad muy contagiosa causada por el adenovirus tipo I. El virus se libera en las secreciones corporales. Los casos agudos deben ser hospitalizados para recibir un tratamiento intensivo. La vacunación es muy eficaz para prevenir esta enfermedad.

3. Leptospirosis

Enfermedad causada por una bacteria denominada espiroqueta que se propaga a través de la orina. La bacteria penetra en el cuerpo del perro a través de una herida en la piel o al entrar en contacto con orina infectada. La mayor parte de las infecciones son leves. En caso de gravedad, el perro deberá ser hospitalizado. La enfermedad se trata con antibióticos, principalmente con penicilina y estreptomicina.

4. Parvovirus

El parvovirus es una enfermedad vírica muy contagiosa. El virus ataca a las células que se están reproduciendo, como las del tracto intestinal, y se propaga a través de las heces. La enfermedad requiere atención veterinaria. La vacunación previene la mayoría de los casos de infección.

La rabia es una enfermedad mortal que se da en la mayoría de los animales de sangre caliente. El principal foco de infección es el mordisco de un animal infectado. La vacunación es altamente efectiva, por lo que te recomendamos que vacunes a tu perro contra esta peligrosa enfermedad. Puedes ver todo lo referente a su prevención, síntomas, fases y actuación en nuestro post sobre la rabia en los perros.

7. Borreliosis canina o enfermedad de Lyme

Enfermedad causada por la bacteria espiroqueta Borrelia Burgdorferi. Se trata de una enfermedad transmitida mediante la picadura de una garrapata infectada. Un análisis de sangre probará si tu perro sufre la enfermedad. El tratamiento consiste en la administración de antibióticos. Los collares antigarrapatas son altamente efectivos contra estos parásitos. También es conveniente revisar el pelo de tu perro para comprobar si tiene alguna garrapata y poder extraérsela.

8. Traqueobronquitis infecciosa o tos de las perreras

Los perros pueden sufrir enfermedades respiratorias muy contagiosas. La tos de las perreras es provocada por diversos virus y bacterias, generalmente el virus parainfluenza canino y la bacteria Bordetella Bronquiséptica. El síntoma más característico es una tos seca y áspera, improductiva. Generalmente se trata de una enfermedad leve que se cura sola. En algunos casos, se puede complicar con neumonía o bronquitis. Descubre en profundidad todo lo referente a la tos de las perreras en este artículo.

9. Coronavirus

Es una enfermedad generalmente leve pero muy contagiosa. La coronavirosis se transmite por contacto con secreciones orales y fecales infectadas. El tratamiento consiste en evitar la deshidratación y controlar los vómitos y la diarrea. Generalmente no se administran antibióticos, al tratarse de una enfermedad de poca gravedad.

10. Toxoplasmosis

La toxoplasmosis la provoca un protozoo denominado Toxoplasma Gondii. La mayoría de los perros infectados no presentan síntomas. Para diagnosticar la enfermedad, es necesario hacer una serología. El tratamiento de la toxoplasmosis aguda implica la administración de antibióticos.

Se trata de una infección del conducto auditivo que se da frecuentemente en razas de oreja larga y caída. La otitis es dolorosa. El tratamiento consiste en la limpieza y secado del conducto auditivo y debe realizarlo el veterinario. En algunos casos, se administran antibióticos o antimicóticos. Si la otitis es grave, puede requerir una intervención quirúrgica.

12. Conjuntivitis

Se trata de una inflamación de la membrana conjuntiva y es un problema muy común en los perros. Los síntomas más frecuentes son el enrojecimiento ocular, a menudo acompañado de secreciones. En casos leves, puede ser tratada en casa mediante administración de un colirio. No obstante, conviene consultar con el veterinario por si necesitara algún tratamiento más intensivo.

13. Alergias cutáneas

Actualmente, muchos perros presentan síntomas alérgicos de algún tipo. Generalmente, los síntomas que presenta un perro cuando se desencadena la alergia son cutáneos. Consulta a tu veterinario, que examinará al perro y le administrará algún antihistamínico si es necesario.

14. Gastritis aguda (vómito agudo)

La gastritis aguda es una inflamación de la pared del estómago que se traduce en vómitos graves y continuos. Generalmente desaparece sola en 24-48 horas. En caso de que los vómitos persistan, vomite sangre o sustancias extrañas o presente diarrea, acude a tu veterinario.

15. Diarrea

La diarrea es la deposición de heces líquidas o informes, generalmente en gran volumen y con aumento del número habitual de secreciones. Suele ser debida a alteraciones en la dieta o a presencia de parásitos intestinales. Dependiendo de su duración, puede ser aguda o crónica. La diarrea crónica requiere atención veterinaria, ya que puede deberse a la presencia de parásitos, hongos, bacterias o síndromes de mala digestión y mala absorción.

Si la diarrea no provoca deshidratación, puede ser tratada en casa, mediante ayuno para que descanse el tracto intestinal y administración de líquidos para mantener al perro hidratado. Consulta a tu veterinario en caso de tener alguna duda.

16. Leishmaniosis

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria grave, incluso mortal, causada por un protozoo. Esta enfermedad se transmite a través de la picadura de un mosquito llamado Phlebotomus.

Si el perro no recibe tratamiento, la enfermedad puede ser mortal, por lo que si crees que puede padecer la enfermedad, debes acudir inmediatamente a tu veterinario. La leishmaniosis se puede tratar pero no se cura, ya que el parásito permanece en el cuerpo del perro y los síntomas reaparecerán periódicamente.

La enfermedad se puede prevenir mediante la vacunación. Si tu perro está bien inmunizado, aunque sea infectado con el parásito, podrá convivir con él sin que le produzca grandes complicaciones. Los collares antiparasitarios repelentes de mosquitos también son un método eficaz de prevención.

17. Sarna demodéctica

Causada por un ácaro, que casi todos los perros contraen de sus madres en los primeros días de vida. En número reducido, se consideran fauna habitual de la piel. El problema es cuando su número se descontrola, debido a un fallo del sistema inmunológico del perro. Debes acudir a tu veterinario, que le administrará el tratamiento adecuado.

18. Mastitis

La mastitis puede ser de dos tipos: galactostasis o endurecimiento mamario y mastitis séptica aguda. La galactostasis, o endurecimiento de las glándulas mamarias, se produce cuando la acumulación de leche durante la gestación y la lactancia se incrementa hasta el punto de que las mamas se dilatan, aumentan de temperatura y presentan síntomas de dolor.

La mastitis séptica aguda consiste en una infección o absceso de una o más glándulas mamarias, causada por bacterias. Debe ser tratada por un veterinario.

19. Torsión/dilatación (vólvulo gástrico)

La torsión gástrica es una urgencia de fatales consecuencias, que puede resultar mortal para tu perro.

En primer lugar, se produce una dilatación gástrica, en la cual el estómago se distiende con gas y líquido. A continuación, se produce el vólvulo, que consiste en la torsión, es decir, el estómago rota sobre su eje longitudinal, desplazando el píloro de su posición.

Es muy importante que acudas a tu veterinario para que pueda poner remedio a la situación. A menudo es necesaria una cirugía.

Un cáncer es una afección en la que se produce una rápida división celular. Las células se reproducen a un ritmo excesivo y pueden extenderse por metástasis a otras zonas del cuerpo, llegando a provocar incluso la muerte del perro.

La eficacia de los tratamientos depende del diagnóstico precoz. Acude a tu veterinario para que lleve a cabo el tratamiento más adecuado para tu perro. La mayoría de los cánceres son detectables mediante examen físico, por lo que una exploración física anual puede ayudar a prevenirlos de manera efectiva.

Video: Las 8 enfermedades más comunes en perros. UP (Octubre 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send